sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Tecnología y educación


 Por La Tribuna

Henry Estrada Beltrán
Docente del área Electricidad y electrónica
Inacap Los Ángeles

Estamos viviendo la revolución industrial 4.0 donde términos como Transformación Digital, Inteligencia Artificial y Robótica vemos a diario ya sea en anuncios comerciales, redes sociales, charlas o conversaciones. Tal vez es mucha información en un mundo cada vez más conmocionado. La tecnología no fue creada para fines exclusivamente educativos, no obstante una de las bondades de la inteligencia humana es adaptar los elementos del entorno para nuestra utilidad. Yves Chevallard (1997) con su propuesta de transposición didáctica nos muestra un modelo: como transformar el saber sabio en un saber enseñable. Por tanto podemos elegir que tecnologías pueden ayudar a que las personas logren aprendizajes significativos, desde luego no es algo de exclusiva utilidad para la sala clases, dada la importancia de centrar aprendizajes en el hogar por medio del apoyo familiar lo cual juega un rol fundamental. Por tanto, podemos preguntarnos ¿de qué manera el uso de las tecnologías actuales contribuyen a estimular el aprendizaje de las personas? La respuesta a esa pregunta puede ser resuelta, al menos desde alguna dimensión, mediante la transposición didáctica aplicada al hogar. El uso de la tecnología, cuando es intencionada, podemos transformarla en una oportunidad para conocer aún más el mundo que nos rodea.

Es probable que los usuarios de los teléfonos móviles desconozcan por completo su funcionamiento, protocolos de comunicaciones utilizadas, evolución, historia y posibilidades. No hay nada malo en utilizar los dispositivos para enviar mensajes o videojuegos, sin embargo es necesario reflexionar que si dedicamos tiempo solo a eso, subutilizamos los dispositivos y los etiquetamos a cosas muy básicas dejando de lado oportunidades de conocer, investigar, aprender idiomas, música, arte, entre otras cosas. Lo anterior es que lo que denominamos el costo de oportunidad. La cantidad de cosas  buenas que podemos hacer con la tecnología, principalmente en el hogar, son demasiadas. Por tanto debemos escoger las mejores.

Prensky (2011), nos habló respecto de las personas a las que denominó “nativos digitales” y cómo esto dio lugar a una nueva cultura y forma de entender la comunicación actual. Es importante que todos podamos conformar un espacio inclusivo, ya sea en el hogar, trabajo, espacios públicos, que permitan la participación de todos los actores de la sociedad, considerando que estamos en un mundo cambiante que propone nuevos paradigmas y dentro de un marco de buenas costumbres que nos permitirán seguir evolucionando día a día de la mano de la tecnología.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes