sábado 20 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Del tun tun al gramo


 Por La Tribuna

gino benedetti

Hace algunos días celebramos el día de la gastronomía sostenible,  fecha designada por la ONU  a partir del 2016, la cual entre sus objetivos busca promover, platos, usos y costumbres  culinarias que son parte de la expresión e identidad de un determinado territorio. Cuando ocupamos la palabra gastronomía, el inconsciente colectivo tiende a pensar, en platos refinados y elaborados, que por muchos, son prácticamente inalcanzables, pero la importancia y el trasfondo de su real definición, es desconocida. Creer que existe la receta perfecta y única para una determinada preparación o elaboración de un producto, es erróneo, ya que, los orígenes de la cocina y sus recetas, nacen bajo los delantales de una sabiduría más maternalista y el rol fundamental que tenían las mujeres. Bajo este matriarcado nace esta “gastronomía sostenible”, el sabor y el toque justo de esos popularmente llamados “causeos” es gracias al cariño y dedicación que ellas empleaban. Preguntar a  “nuestras abuelas”, por su cantidad en gramos de azúcar en su receta de pajaritos, es algo inimaginable, ya que sus ingredientes se rigen por el “Tun Tun” o por el “ahí vas viendo tú, cuanto te pide la masa”. Es aquí donde suscita la cocina, es aquí donde se forjan tradiciones, donde el gramo y el kilo no tienen balanza para ser medidas. 

La Gastronomía busca establecer una relación entre nosotros ,el entorno y los alimentos, con los que día a día nos desenvolvemos, reflejados en nuestra cultura y en algo aún más hermoso llamado familia,  las tradiciones que se forjan a través de los alimentos y su disposición en la alimentación, dan identidad a un territorio, nutren y caracterizan a una población, pero esto, con la vida acelerada que nos envuelve, se ve violentado, por el consumo excesivo de alimentos altamente procesados o intervenidos, donde en ocasiones desconocemos que estamos llevando a nuestro organismo, disipando la identidad y religiosidad que existe en la cocina. Dejando en el pasado, ritos tan importantes como la sobremesa o la alegría de los niños al momento del postre en los almuerzos familiares de antaño. Somos protagonistas y precursores de opciones, que nos llevan a preferir alimentos que estén listos para su consumo en cosa de minutos, que disponer de un mayor número de ingredientes y tiempo, para elaborar una cazuela o un charquicán. Nuestra sociedad, va olvidando, el auténtico sentido de lo que significa comer y cocinar; no se trata de ser grandes cocineros, se trata de ser más conscientes con nuestras acciones, nos preguntamos día a día ¿porque estamos expuestos a mas enfermedades? O el ¿Cómo?  De que nuestras defensas sean más bajas, pero no nos cuestionamos, cuanto influyen nuestro actuar y la elección de consumir un producto alto en “químicos y saborizantes” idénticos al natural. La remembranza me lleva a la niñez, donde para poder comer tomates o sandias debíamos esperar hasta la llegada del verano; hoy se puede consumir durante todo el año. Este simple paradigma demuestra la normalización de lo que consumimos, sin dimensionar cuánto daño le hacemos a la identidad local y a la sustentabilidad socioeconómica de nuestro territorio. Si se pregunta: ¿Por qué no tenemos una cocina o gastronomía Chilena consolidada?, también pregúntese ¿Qué hace usted para revalorizar los productos de la región? o ¿Cuáles son los alimentos, que consume y  que verdaderamente son de temporada?  La gastronomía sostenible, no radica en el cocinero, depende una concientización de  todos y de sentir orgullo, de nuestro patrimonio alimentario y todo lo que se involucre a este.

Gino Paoli Benedetti

Académico del área Hotelería, Turismo y Gastronomía

Inacap Los Ángeles


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes