suscríbete al boletín diario

Opinión

El valor de la historia en el currículum: algunas respuestas y una reflexión


 Por La Tribuna

Carlos Yáñez, profesor
????????????????????????????????????

A propósito de las nuevas bases curriculares para tercero y cuarto medio y, en particular con relación a uno de los aspectos que ha concentrado el debate en estos días como es la situación de la asignatura de Historia, resulta por ello relevante revisar el valor de ella y para esto proponemos realizar una breve revisión de posibles respuestas ante la interrogante ¿Por qué estudiar Historia?

La respuesta más frecuente es: “Estudiamos Historia para no repetir los errores del pasado”. Sí, pero a veces los alumnos no son capaces de interiorizar del todo esa respuesta, más aún si lo que están estudiando les resulta algo ajeno. Dado lo anterior es que ofrecemos algunas otras respuestas a la pregunta.  
– Porque aprendemos cómo eran las cosas en el pasado.

– Porque nos convierte en personas mejor informadas.

– Porque así conoceremos más cosas sobre lo que sucede en el mundo

– Porque pone en práctica habilidades que necesitamos para otras materias.

– Porque nos permite aprender a pensar: Quizás sea esta la respuesta más importante, estudiar Historia nos capacita para hacernos preguntas y extraer conclusiones a partir de indicios disponibles. Podremos juzgar, en la medida de lo posible, las decisiones que otros tomaron en el pasado y que afectaron a miles o a millones de personas, así como pensar qué podría ocurrir en casos en que lo actual se presente como algunos momentos del pasado.

Sin Historia generaríamos  jóvenes sin conciencia del pasado y sin pensamiento crítico. Desarrollar en los estudiantes un espíritu crítico significa que puedan tener la capacidad para tener una opinión propia, sobre acontecimientos o procesos históricos y así defender sus ideas; de manera que no puedan ser fácilmente coaccionados o manipulados, es decir, que puedan ser libres; porque el fin último de la educación es ese, crear personas libres.

Considerando la situación actual de la asignatura de Historia, según lo planteado por el Consejo Nacional de Educación,  nos parece de suma importancia preguntarnos, si es razonable la decisión de establecer como electiva la asignatura, lo que significaría que un importante grupo de estudiantes de tercero y cuarto medio puedan quedar al margen o sin acceso a ella, aunque sea su propia opción.

Creemos que la idea constituye un atentado contra la formación de personas con pensamiento crítico y autónomo. A nuestro juicio lo anterior no es posible de desarrollar hasta segundo medio, son los alumnos que terminan el ciclo de enseñanza media los que se encuentran con la madurez necesaria,  para desarrollar ese tipo de pensamiento, que les permite reflexionar y comprender de mejor manera el mundo que les rodea.

Esperemos que las diversas reacciones que ha provocado este tema, contribuyan a una amplia y reflexiva discusión que sirva para un análisis más profundo y que se logren corregir los errores que acompañan los planteamientos del CNED y que, por lo demás, no solo afectan a la asignatura de Historia. 

Carlos E. Yáñez Vivallos

Profesor de Historia y Geografía

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes