suscríbete al boletín diario

Opinión

Calefacción eficiente, un tema en desarrollo

Mauricio Henríquez, seremi de Energía Región del Biobío.


 Por La Tribuna

29-03-2019_20-39-171__mauriciohenríquez.jpeg

Quedan pocos meses para que comience el invierno y con él aparecen las bajas temperaturas. Para mitigar de forma correcta el frío es necesario que nuestros hogares tengan una óptima calidad térmica, que nos permita utilizar de forma eficiente nuestros recursos energéticos, sin tener un gasto innecesario, por ejemplo, por las ventanas con filtraciones podemos perder hasta 25% de la calefacción.

 

Una vivienda promedio en Chile (77mts2) consume alrededor de 10.000kWh al año de energía, de  ésta un 56% es destinada a calefacción, alcanzando en la zona centro-sur de nuestro país un 80% del consumo energético.

 

Pero, a pesar del gran gasto que puede significar calefaccionar, existe un número importante de medidas que se pueden implementar para disminuir estas cifras en un 50%. Una forma de mitigar la pérdida de calor es la aislación térmica de las viviendas. A través de un reacondicionamiento térmico, el cual consiste en aislar nuestros techos y muros para que no se filtre el calor, además, el sellado de puertas y/o ventanas, mediante cintas aislantes, que en el mercado tienen un valor aproximado a los $3.000, pueden generar ahorros de un 20%.

 

Otro factor relevante que debemos considerar, es el sistema de calefacción que utilizamos, porque del equipo dependerá el gasto proyectado, la forma en cómo decidimos calefaccionarnos pasa por varios factores, hay temas económicos, medioambientales, geográficos e incluso culturales, a veces se prefiere un “tipo de calor” por sobre otro. Por lo que no existe una “única” solución de calefacción, o un tipo de calefactor o combustible indicado, todos tienen ventajas y desventajas.

 

En nuestra región el energético más utilizado es la leña, la cual tiene una penetración de 70% en lo que equivale aproximadamente a 429.041 hogares que consumen un total de 2.339.741 m3 ST. Siendo el plan de acción del Gobierno alcanzar un 12% de reducción de la demanda energética proyectada al 2020.

 

Como Ministerio estamos trabajando en un proyecto de ley que establezca los requisitos y condiciones aplicables a la producción, transporte, comercialización y consumo de biocombustibles sólidos en el país, con el fin de proveer energía térmica de forma eficiente, limpia y segura; reduciendo las emisiones de contaminantes atmosféricos de efecto local y global derivador de su combustión.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes