suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Momo? y otros riesgos de internet

Margarita Sandoval Gutiérrez. Psicóloga y académica de Psicología. Universidad San Sebastián.


 Por La Tribuna

28-03-2019_21-11-071__margaritasandoval.jpg

Además de amenazas como el cyber bullying, el grooming (abuso sexual por internet, delito en Chile) y adicciones a juegos en línea, cada cierto tiempo aparecen nuevas modas entre los escolares. No son juegos, sino amenazas disfrazadas de “retos”, que desafían a los niños a hacerse daño a sí mismos o a otros. Lo más grave es que se filtran a través de videos populares e inocentes, interrumpiendo el contenido –tal como un anuncio- con imágenes terroríficas, incitando a producir o producirse daño.

Estas “modas” pueden llegar a influir negativamente en los niños, en especial en preescolares y escolares. Uno de ellos es “Momo”, la imagen bastante terrorífica de una especie de niño zombie que aparece incitando a los niños a cortarse o a cortar a sus padres, amenazando con “visitarlo” en la noche. Su pensamiento mágico los lleva a creer que esto es real, por lo cual, aunque no se autolesionen, pueden presentar pesadillas y miedos al dormir.

Otra de estas modas es una imagen, tipo historieta, de una tierna niña que enseña, a través de una ilustración, paso a paso la forma de suicidarse por ahorcamiento. En la última viñeta aparece con el nudo en el cuello y saltando al vacío con cara feliz, mostrándolo como algo muy divertido. Lo grave es que está dirigido a niños preescolares y escolares, con imágenes divertidas, sin texto, indicando los pasos que deben seguir. Ellos aún no han desarrollado el concepto de que la muerte es irreversible, lo que aumenta gravemente el riesgo de daño.

Otra amenaza es el desarrollo de adicción a los juegos en línea. Algunos síntomas de conductas adictivas son: accede a ellos entre dos y tres horas diarias o más, se irrita si no tiene acceso a internet, sólo piensa en dicho juego, que es su único interés, se relaciona sólo con otros jugadores, no desea hacer otras actividades e incluso puede despertar en la noche a jugar en línea y lo hace en secreto para ocultar el número de horas de juego. Obviamente esto tiene efectos nocivos como insomnio, irritabilidad, podría presentar conductas agresivas o violentas cuando se le prohíbe jugar, baja en el rendimiento académico, aislamiento, pensamientos obsesivos y problemas relacionales.

¿Cómo prevenir y proteger?

Entendiendo que es difícil impedir que los niños accedan a internet, una forma de evitar estos riesgos es limitar el tiempo de pantallas (tv, tablet, celular, pc) a no más de tres horas distribuidas durante el día. Mientras menor sea la edad del niño, se recomienda menos tiempo de acceso a pantallas. Que los niños tengan la supervisión de un adulto responsable, que monitoreé lo que está viendo. Revisar el historial de las páginas visitadas. Activar y usar filtros en su dispositivo, que dejen fuera contenidos violentos y sexuales. En el caso de las redes sociales, verificar cuentas privadas y activar los filtros. Es probable que aun así accedan a estas amenazas, por lo cual, si usted detecta alguna de ellas, haga la denuncia correspondiente.

Observe y conozca a su hijo, pues eso le permitirá detectar cambios emocionales y de comportamiento. Ponga atención si al quitarle el acceso a pantallas, su  comportamiento empeora, se pone irritable o agresivo. Fomente la confianza y espacios de intimidad y afecto, eso facilita que los niños relaten lo que han visto y vivido durante el día, y lo mantendrá a usted atento a sus necesidades. Pida ayuda profesional cuando sea necesario. Es responsabilidad de todos crear un mundo seguro y protegido para el desarrollo adecuado de todos los niños y niñas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes