suscríbete al boletín diario

Opinión

Reconocimiento constitucional del pueblo mapuche

Sebastián Jans Pérez, Gran Maestro Gran Logia de Chile.


 Por La Tribuna

28-01-2019_19-54-531__sebastianjans.jpg

 Consideramos que los pueblos originarios son parte integral de nuestra historia como república y que es un deber reconocerlos y hacerlos parte de nuestro futuro como país.

La masonería chilena, expresada en la Gran Logia de Chile, institución que por 157 años promueve los valores de la libertad de conciencia, la tolerancia, la fraternidad, y la realización humana en un ambiente de convivencia, paz y solidaridad, y que es, en esencia, la más antigua institución ética de la República, con una afirmación republicana irrefutable, por resolución de su Consejo, ha resuelto hacer un llamado para que los pueblos originarios sean reconocidos constitucionalmente, especialmente el pueblo mapuche.

Este llamado se suma a los consensos crecientes, tanto a nivel de gobierno, como en los legisladores, los académicos, las propias comunidades y en los mayoritarios actores sociales de nuestro país.

Nuestro objetivo, al adherir a estos consensos, tiene su raíz en uno de los objetivos claves que sustenta la masonería en su concepción republicana: la inclusión de todos quienes viven en el territorio y el respeto a la diversidad, como una de las expresiones fundamentales de la convivencia humana que le da un sentido integrador a la sociedad. 

Durante las semanas recientes, y en distintas instancias de la actividad masónica, la realidad del pueblo mapuche ha estado en la reflexión de los miembros de nuestra institución.

En noviembre pasado, el Consejo de la Gran Logia expresó que la Masonería siempre estará por la verdad y por la justicia, instando a todas las instituciones de la república a trabajar por el completo esclarecimiento de las circunstancias que desencadenaron los lamentables hechos que produjeron la muerte de Camilo Catrillanca, y llamamos a establecer las responsabilidades respectivas. Así mismo, expresamos nuestro respaldo y confianza en todos quienes tendrían la difícil misión de develar la verdad jurídica de ese hecho.

Agregamos también que era necesario reflexionar y tomar medidas que se hagan cargo de la situación de fondo: que el Estado de Chile lleva muchos años sin resolver adecuadamente un conflicto iniciado en el siglo XIX. También añadimos que era imprescindible poner fin a los hechos de violencia y considerar que el diálogo es la única manera de obtener la paz.

En la situación actual, el Consejo de la Gran Logia de Chile ha querido valorar los esfuerzos sociales y políticos de todos quienes impulsan el reconocimiento constitucional del pueblo mapuche, esfuerzo al cual sumamos nuestra voluntad, basada en nuestros principios universales.

Consideramos que los pueblos originarios son parte integral de nuestra historia como república y que es un deber reconocerlos y hacerlos parte de nuestro futuro como país, reconociendo sus derechos a la libertad, la igualdad y la justicia, en un proceso de armonía y fraternidad. 

Nuestro mensaje es un llamado a la unidad, la tolerancia, el comportamiento fraterno, teniendo a la república como referente y depositario de los esfuerzos de un país diverso en su integración, pacífico y unido por grandes ideales.

Sin duda, tenemos una oportunidad histórica para que construyamos una convivencia digna de nuestro común futuro en diversidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes