suscríbete al boletín diario

Opinión

Psicomotricidad: una disciplina aún desconocida

La psicomotricidad se concibe como una técnica de mediación corporal, que utiliza el cuerpo, el movimiento y el juego, como recursos para acompañar el desarrollo psicológico de cada niño y niña.


 Por La Tribuna

16-12-2018_21-18-061__fotogenerica2.jpg

Desde que en el pasado siglo (XX) naciera en Francia la disciplina de la psicomotricidad como una técnica directamente relacionada con el tratamiento de los trastornos psicomotores hasta nuestros días, ha recorrido un largo e interesante camino, y han sido muchas las vicisitudes por las que ha tenido que pasar y de las que hoy aún no está exenta. En este amplio recorrido la psicomotricidad ha luchado por encontrar su puesto como disciplina, y que, debido a diversas corrientes surgidas, han determinado que este proceso aun no esté demasiado claro, volviéndose un poco confusa su comprensión.

Aún escuchamos en muchas áreas de la salud, tales como la kinesiología, enfermería, terapia ocupacional  y dentro del área de la educación, al profesor de educación física, hablar de psicomotricidad y hacerse expertos en dicha práctica. La realidad es que en la mayoría de los casos solo existe una formación universitaria muy limitada que se rige a uno o dos semestres dentro de sus propias carreras y que son dictados por docentes que no son especialistas en la disciplina. Todavía se habla de psicomotricidad como sinónimo de circuito motor, como juego dirigido y recorridos. Estos, por muy atractivos y eficientes que sean, no son psicomotricidad. Ya no se preocupa solo de lo motriz (como en sus inicios), del movimiento bien ejecutado, de las posiciones correctas o de lo biomecánico, sino que rompe el dualismo cartesiano de mente y cuerpo (psico-motriz) en el que todos fuimos formados, dando paso a una triada formada por las dimensiones motriz-instrumental, praxico-cognitivo y afectivo-emocional. La psicomotricidad se concibe como una técnica de mediación corporal, que utiliza el cuerpo, el movimiento y el juego, como recursos para acompañar el desarrollo psicológico de cada niño y niña. Para ser considerada como tal, necesita de un profesional, llamado psicomotricista, con formación específica y de una sala de psicomotricidad, que considere un dispositivo espacial y temporal que brinde seguridad para que la persona pueda expresarse libremente, dando a conocer sus angustias, temores y ansiedades, es decir, se muestre tal cual es.

Si bien es verdad que la psicomotricidad todavía no ha alcanzado el estatus de disciplina en Chile (a diferencia de Argentina, Bolivia, Uruguay y recientemente Brasil, donde la psicomotricidad es reconocida como una profesión que requiere una formación universitaria), podemos afirmar que se sigue trabajando e intentando que así suceda con el esfuerzo que realizan las dos asociaciones de psicomotricidad que existen en nuestro país, las que cuentan con el respaldo de grandes instituciones internacionales, tales como, la Red Fortaleza de Universidades Latinoamericanas con Formación en Psicomotricidad y la Organización Internacional de Psicomotricidad y Relajación (OIPR).

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes