domingo 20 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Incontinencia urinaria, un mal que se normalizó

Pía Saglietto Briones, kinesióloga en centro de kinesiología para la mujer Biokinepp. Diplomado en salud pélvica y rehabilitación pelviperineal.


 Por LESLIA JORQUERA

22-10-2018_18-37-331__piasaglietto.jpeg

 El llamado es a empoderarnos de nuestra salud pélvica, los pañales para adultos que muestran esas imágenes de mujeres que se ven felices como si la enfermedad no les importara, me atrevo a decir que no es la realidad de mis pacientes y que no son la solución.

 

En un país en que cada vez las mujeres nos estamos empoderando más de nuestras relaciones, nuestros hábitos y un sinfín de cosas más, es necesario destacar el desconocimiento que existe en ciertas áreas tan propias de la mujer.

Según la Sociedad Internacional de Continencia, la incontinencia de orina es cualquier pérdida involuntaria de orina. Esta enfermedad repercute tanto en el ámbito emocional, como en el ámbito social de las pacientes, sin embargo, el desconocimiento, la vergüenza, la frustración y el normalizar esta enfermedad son razonas por las cuales no se consulta a tiempo, y se espera a que la enfermedad empeore, afectando la calidad de vida de las pacientes.

Usualmente la incontinencia urinaria ocurre por debilidad del piso pélvico, que es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la calidad pélvica inferior, que está a cargo de la continencia urinaria, fecal, sostén de los órganos y función sexual. Estos músculos se van debilitando con el tiempo, los embarazos, tipo de parto, deporte, hábitos como el tabaco, enfermedades crónicas como el EPOC, asma, diabetes, etcétera.

Al ser una enfermedad que comienza poco a poco es importante prestar atención a los primeros síntomas, como perdida de gotitas de orina al toser, reír, realizar un esfuerzo, durante relaciones sexuales, esto se puede ver o no acompañado de una sensación de urgencia miccional, es decir que las pacientes sienten un deseo urgente por orinar, ir muchas veces al día al baño o ir muy poco ( lo normal es ir entre 7 a 9 veces), levantarse más de una vez en la noche a orinar, goteo post miccional, y sensación de vaciamiento miccional incompleto.

Frente a estos síntomas, se debe acudir al ginecólogo, y si es necesario este derivará a kinesiólogos con estudios de postgrado en piso pélvico, ya que en el 70% de los casos la kinesiología puede rehabilitar esta enfermedad en la etapa inicial y colaborar en caso de que se requiera la cirugía.

Por lo expuesto anteriormente el llamado es a empoderarnos de nuestra salud pélvica, los pañales para adultos que muestran esas imágenes de mujeres que se ven felices como si la enfermedad no les importara, me atrevo a decir que no es la realidad de mis pacientes y que no son la solución. Por todo esto las invito, está simplemente en nuestras manos revertir y prevenir este problema, como un  logro a nuestra salud y calidad de vida.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes