miércoles 16 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Inclusión, de la casa al colegio  (Parte 2)

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo, Colegio Aliwen, Los Ángeles y Centro Ciremed. 


 Por LESLIA JORQUERA

17-10-2018_19-57-581__Ángelomezanueva-1

 Los niños son muy perceptivos, para ellos todo es nuevo y buscan poner a prueba lo que van aprendiendo, imitan muchas veces conductas, palabras, gestos, sin entender lo que significa en algunas ocasiones.

 

Tenemos un gran desafío, al momento de enfrentarnos con el desarrollo en las habilidades y capacidades de un niño, tenemos que ser conscientes, que los trabajos que se pueden hacer, aunque sea mínimo, es un gran avance para ellos. Aprender a conocer, para poder usar las herramientas necesarias para cada uno, es trabajo de todos, comenzando por el hogar. Somos mecánicos, esto quiere decir, que si repetimos un estímulo se puede adquirir como base y luego comprenderlo para que se termine de asimilar. Para que un niño pueda y quiera trabajar sobre un objetivo, saber cómo aprende es la clave de un sistema de trabajo. Una de los conceptos utilizados es usar el juego como medio de aprendizaje, mientras más entretenido sea para ellos, con mayor facilidad será adquisición de habilidades, pero, también debemos saber, que si no existe la motivación, por más juegos que yo le presente, no lograre que pueda conectarse y concentrase en lo que buscas, si existe una motivación, es por ello que es fundamental conocer, que lo motiva para poder incentivarlo a que trabaje con nosotros. Tener el conocimiento de cómo aprende, es un gran plus, esto porque si es un persona práctica, son aquellos que les encanta hacer las cosas, la creatividad, buscar la iniciativa del juego, es para ellos, hacer que  realice ejercicio físico, con un objetivo final, de llenar un balde con pelotas por ejemplo, les llama más la atención, que pasarle un dibujo para que lo pinte, es por esto, que es de suma importancia, dedicarse a conocer a nuestros niños. Existe otro factor a considerar, este es el de nuestro lenguaje, verbal y no verbal. Los niños son muy perceptivos, para ellos todo es nuevo y buscan poner a prueba lo que van aprendiendo, imitan muchas veces conductas, palabras, gestos, sin entender lo que significa en algunas ocasiones.  Por lo que se vuelve una necesidad el saber cómo llegar a un niño. Estamos constantemente comunicando y  es perceptible para todos, si llego a junto a ellos, con una actitud de que se no va a funcionar lo hago, lo más probable es que el niño no tenga motivación y por ende realmente no funcione lo que quiero hacer. Debemos darnos el tiempo de explicar, usar palabras correctas y simples,  realizar nosotros primeros la actividad, esto es la esencia del trabajo, seamos el plus que ellos necesitan para que alcances sus logros y la inclusión en su totalidad, va de la mano, con lo que se enfrentara cuando crezca, pensemos como desde lo funcional, con vista al aprendizaje, para optimizar y maximizar sus cualidades, capacidades y habilidades. Para finalizar, usar un lenguaje adecuado junto a ellos, también es enseñar, así que intentemos ser un ejemplo de enseñanza, para que ellos obtengan lo mejor de nosotros.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes