miércoles 16 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

El valor del medio ambiente

Mover la economía y producir riquezas sin medir los costos asociados al deterioro del medio ambiente parece ser el lema de las empresas y la industria para quienes las materias primas como el petróleo, el hierro, el vidrio, el cemento y el plástico, constituyen los materiales del progreso del que nos vanagloriamos, sin que importe la contaminación de la tierra, del agua y el aire, que resultan nocivos para los seres vivos y que vuelven mínimas o hacen desaparecer con voracidad insaciable la vegetación.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

15-10-2018_17-36-491__alejandromege

El medio ambiente es  todo lo que nos rodea; es el hábitat donde el ser humano establece una relación con la naturaleza la que, debiendo ser armónica y respetuosa, es de  confrontación  donde el progreso descansa en el sacrificio del medio natural. La intervención depredadora del humano sobre el medio natural ha provocado graves alteraciones en el  ambiente que afectan a todos los seres vivos, lo que ha llevado a la comunidad científica mundial a predecir el peligro  a que está sometida  la existencia de quienes pueblan el planeta  por el progresivo deterioro del medio ambiente producto de la brutal invasión de que es objeto para extraer de manera indiscriminada todos sus recursos con absoluto desprecio por las consecuencias que esa acción acarrea. Mover la economía y producir riquezas  sin medir los costos asociados al  deterioro del medio ambiente parece ser el lema de las empresas y la industria para quienes las materias primas como el petróleo, el hierro, el vidrio, el cemento y el plástico, constituyen los materiales del progreso del que nos vanagloriamos, sin que importe la contaminación de la tierra, del agua y el aire, que  resultan nocivos para  los seres vivos y que  vuelven mínimas o hacen desaparecer con voracidad insaciable la vegetación, donde los árboles guardianes de un aire sano son derribados sin misericordia a lo que se suman las escasas y reducidas  áreas verdes, limpiadoras del aire, verdaderos pulmones de las ciudades y sus pobladores, que son espacios de recreación necesarios para una vida saludable no solo física, también psíquica, emocional y cultural; constituyendo instancias de  depuración espiritual, socialización y saludable convivencia humana.

Las autoridades del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo reconocen que existen en el país 1.670 áreas verdes que tienen una superficie de más 5.000 m.2, con un total de 5.389 hectáreas de superficie, lugares que, para el ministro de la cartera “ayudan a democratizar el espacio público”, ya que se sabe que las áreas verdes también segregan y, si bien la Organización Mundial de la Salud recomienda que debiera haber 9 m.2 de áreas verdes por habitante, en Chile solo hay 4m.2 por habitante, situación que nos obliga a cuidar y mejorar las que tenemos, habilitando nuevos espacios verdes en distintos lugares de la ciudad, aunque no tengan la dimensión ni el nivel arquitectónico, paisajístico, recreativo y cultural del mega proyecto Parque Estero Quilque, inaugurado hace poco tiempo, que resulta ser la mayor intervención urbana realizada en Los Ángeles para potenciar la calidad  del medio ambiente, en una superficie de 11 hectáreas, que constituye en su conjunto un homenaje al equilibrio armónico entre la cultura y la naturaleza y un acierto de las autoridades que lo promovieron.

Hemos visitado en tres oportunidades el lugar, en distintas horas del día, y no debiera haber ningún angelino, que no lo visite, para que lo aprecie y lo cuide como algo propio si de verdad el interés por el medio ambiente –como lo han dejado escrito en metal los vecinos del sector- no son solo palabras.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes