lunes 14 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La calidad en la educación debe ser el parámetro     

Fernando Quiroga Dubournais, vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián.


 Por LESLIA JORQUERA

12-10-2018_20-15-321__vicerrectorfernandoquiroga

                                                                El ingreso de las universidades Diego Portales y Alberto Hurtado al Consejo de Rectores es una positiva noticia para las instituciones involucradas y para el sistema en general. En virtud de la Ley de Educación Superior, las casas de estudios privadas fundadas después de 1981 tienen la posibilidad ahora de participar como miembros en el organismo público si cumplen una serie de requisitos como acreditación mínima por cinco años,  más de diez años de autonomía, estar adscritas al Sistema Único de Admisión, impartir programas de magíster y doctorado acreditados, no lucrar, contar con carrera académica, entre otros.

De esta manera el CRUCH ya no sólo reúne a las  universidades tradicionales, estatales y privadas, nacidas antes de los 80, sino que por ley abre sus puertas a planteles que han hecho un invaluable aporte a la formación de profesionales en el país.

Con esta modificación esperamos que se acabe la idea errada de que la calidad es un atributo exclusivo de planteles que, por factores históricos, han pertenecido al Consejo. En innumerables oportunidades hemos planteado que algunas instituciones que no integran este organismo desarrollan su labor con altos niveles de excelencia, compromiso con sus estudiantes y con el desarrollo del país. Una labor que han cumplido en un contexto complejo en que, además de disponer de escasas posibilidades de acceder a recursos públicos, han soportado por largo tiempo discursos fundados en el desconocimiento y el prejuicio. Opiniones emitidas con liviandad y que no reconocen la riqueza de contar con un sistema de educación superior de provisión mixta.

Entre las universidades privadas hay proyectos educativos que en menos de tres décadas han demostrado una genuina vocación pública y han aportado en la formación de profesionales de diversas áreas, además de vincularse con las comunidades donde están emplazadas y realizar investigación con alto impacto.   Universidades que cuentan con investigadores que impulsan proyectos en conjunto con sus pares pertenecientes a instituciones del Cruch, iniciativas que dan cuenta de la relevancia de trabajar en asociatividad con el objetivo de contribuir al desarrollo del país y al bienestar de la población.

Por lo demás son instituciones validadas por los jóvenes chilenos que las han escogido, muchas veces como primera opción, para cursar estudios superiores. Eso porque cuando un postulante elige una universidad considera aspectos como los años de acreditación de la carrera escogida, su cuerpo académico y las opiniones de estudiantes y egresados por sobre otras distinciones. Finalmente, lo que busca el alumno es calidad en su formación la que puede hallar en algunas instituciones que integran el Cruch y también en otras que están fuera del organismo. 

En el caso de nuestra universidad, con apenas 29 años de historia que celebramos este mes, hemos progresado desde Concepción hacia Santiago y el sur de Chile con un proyecto que tiene en el centro de su quehacer al estudiante. En menos de tres décadas hemos alcanzado logros que nos enorgullecen y nos animan a continuar mejorando. Todo con el pleno convencimiento de que las universidades tienen un rol fundamental en la sociedad que debe cumplirse con los más altos estándares éticos y responder con ello a la fe pública nacional.

Fernando Quiroga Dubournais, vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes