suscríbete al boletín diario

Opinión

Compensación del papel higiénico

Si bien no ha concluido aún, este proceso nos ha entregado una serie de lecciones, como lo es la importancia de la defensa acérrima de los derechos de los consumidores y la relevancia de tener mercados justos y transparentes.


 Por La Tribuna

30-09-2018_18-52-421__juanpablopintogeldrez

Estamos terminando la primera etapa de un proceso inédito en la historia económica del país, como lo es el cierre del proceso de inscripción para el pago de la compensación de los 7 mil pesos del papel higiénico.

Días antes de terminar el proceso de inscripción, alrededor de 1 millón 600 mil personas se habían inscrito en el sitio www.micompensacion.cl.

Como Sernac valoramos el nivel de personas que se inscribieron, pues por una parte demuestra interés de los consumidores porque sus derechos sean respetados.

Por otro lado, si bien hubo otro grupo de personas que no lo hizo, seguramente tomaron su decisión pensando en que ese dinero llegue a las manos de las personas más vulnerables al final del proceso.

Hay que recordar que todo el dinero que quede como remanente, esto es, aquel que le correspondía a quienes no se inscribieron, así como el monto de las personas inscritas que no lo retiren, además del saldo no utilizado de los intereses generados mientras el dinero estuvo depositado en el BancoEstado, será distribuido entre abril y mayo del próximo año entre las personas más vulnerables del país a través del Instituto de Previsión Social.

Por otro lado, hasta la fecha alrededor de 11 millones y medio de personas a lo largo del país ya han recibido el dinero, lo que equivale al 86% del universo total que cumple con los requisitos.

Asimismo, cerca de 1 millón 460 personas tienen el dinero disponible para ser retirado, que corresponden a 1 millón 120 mil del IPS y a 340 mil personas que aún no han concurrido a Caja Vecina.

Las cifras preliminares que hemos mencionado del proceso nos permiten concluir que ha sido exitoso, pues pese a ser complejo, inédito y único en su tipo, considerando la gran cantidad de personas beneficiadas y los montos involucrados, se ha desarrollado con normalidad, presentándose sólo algunos inconvenientes, los cuales han sido resueltos caso a caso.

Es importante destacar también que las personas que intentaron inscribirse y que tuvieron dificultades al momento de realizar el trámite, de todas formas, recibirán el dinero a través de CajaVecina. El propósito es que todos quienes intentaron acceder al beneficio y cumplían con el requisito, accedan a la compensación.

Finalmente, una vez terminado el proceso, se realizará una auditoría externa para validar la efectividad, transparencia y correcto uso de los recursos.

Si bien no ha concluido aún, este proceso nos ha entregado una serie de lecciones, como lo es la importancia de la defensa acérrima de los derechos de los consumidores y la relevancia de tener mercados justos y transparentes.

Además, el estándar que nuestra sociedad exigirá a futuro, en caso de que volviera a ocurrir un atentado a la libre competencia como el que dio origen a este proceso compensatorio, será que las empresas, además del pago de las respectivas multas y sanciones penales, compensen adecuada y oportunamente a quienes sufren con este tipo de prácticas, como son los consumidores.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes