suscríbete al boletín diario

Opinión

Destrucción de nuestra historia patrimonial, y los angelinos ignorantes

Codepala, Comité defensa del patrimonio angelino.


 Por La Tribuna

19-07-2018_20-55-471__niviariquelme3-1

 Restauración significa arreglar lo que existe, sin destruir ni agregar estilos, ni materiales, que no se condicen con la idea primigenia ejecutada.

Decir que los angelinos son ignorantes por defender su patrimonio es más que una ofensa, para gente con sus raíces acá.

No es primera vez que el municipio está a cargo de especuladores demagogos y derrochadores, que se hacen cargo de nuestro desarrollo como grandes líderes que sólo han venido a vegetar, con oscuras aspiraciones personales. Nuestras autoridades son elegidas por votos, no por ser expertos o con un nivel cultural superior al normal.

No nos deja conforme una fachada (una cáscara), el interior y toda su historia es el verdadero valor, los angelinos no son responsables que no se les escuche, usando todo el aparataje legal que sea posible contra nosotros, viéndolo como un triunfo la destrucción de su historia, un acto de prepotencia, burla, derroche (agréguele calificativos a gusto). Incluso el municipio formó otra corporación cultural, para manejarla más fácilmente, dividiendo opiniones, claro está que estos son pagados.

Restauración significa arreglar lo que existe, sin destruir ni agregar estilos, ni materiales, que no se condicen con la idea primigenia ejecutada. Este edificio fue creado, en un tiempo de escaso progreso económico, en su totalidad de dos pisos, he incluso tenía considerado, en tres sectores de la cornisa, instalar un techo de vidrio con fierro forjado y tarugos metálicos, pero era muy caro y había que importarlo de Francia, se dejó así esperando bonanzas económicas.

El gimnasio, que también tenía un escenario, era con pernos pasados, en maderas de pino oregón traído de Estados Unidos (hoy destruido por el municipio angelino).

Hace más de 40 años que somos ninguneados, esperando un espacio para artistas locales, y no sólo eso, tener una oportunidad laboral, que pueda aportar al desarrollo de la provincia, con un trabajo remunerado, ejecutando obras para la ciudad. No faltan algunos artistas que se esclavizan por algunas migajas, de fama efímera, y asienten  sin hacer nada, a pesar de su propio desmedro, mientras el tiempo y los años han consumido sus vidas esperando, hay que ser digno, jamás timorato, ni menos dócil, para crear con un gran valor. Debemos tener referencias artísticas por doquier y vivir profesionalmente del arte, por algo existen carreras de arte en universidades chilenas, para el desarrollo de la sociedad.   

Todo esto tiene un solo nombre responsable, sabemos quién es, un líder que no es, una promesa que no fue, antes capaz de todo hoy incapaz para todo, los no, abundan, no se puede, no hay recursos, todos los días, mientras los meses y años pasan, con licencia, para afear y arruinar -ahora- el último recurso patrimonial existente en Los Ángeles.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes