suscríbete al boletín diario

Opinión

Alteraciones posturales en niños y adolescentes (parte 2)  

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo Colegio Aliwén Los Ángeles.


 Por La Tribuna

23-05-2018_19-51-411__Ángelomezacarrasco

 Nuestra columna, tiene curvas normales, que hacen que ella tenga una condición de estabilidad y amortiguación, frente a las cosas que hacemos en el día, como caminar, saltar, correr, subir y bajar escaleras, entre otras.

 

Las alteraciones posturales han generado una gran controversia, dado a que conlleva a presentar molestias o dolores, los cuales pueden ser relevantes a la hora de evaluar. Hoy en día se fomenta mucho la realización de ejercicios para la población en general, formando parte del pasatiempo de algunos. La realización de ejercicio sin tener una noción de lo que estamos haciendo, puede producir una alteración postural, esto porque se produce un desbalance muscular, produciendo una modificación de la articulación, llevando a que adquiera una postura no funcional, esto se puede acentuar, si se realiza un ejercicio con peso externo, una de las alteraciones más comunes en los adolescentes se llama cifosis juvenil, es una rotación de los hombros hacia delante, lo que hace que la persona ande adoptando una postura agachada,  se puede presentar por dos razones, una de ellas es por el fortalecimiento del musculo pectoral, produciendo la alteración de los hombros, la otra opción es la mala postura, nuestro cuerpo adopta los estímulos que le entregamos, independiente si estos son de buena o mala calidad, por lo que, debemos cuidar nuestra postura y trabajar de forma adecuada la ejecución y relajación de nuestro músculos y articulaciones, este tipo de modificaciones, puede producir una serie de lesiones asociadas, como por ejemplo, tendinitis, inflamación de Bursa, pinzamientos, contracturas, perdida del equilibrio,  incluso dolores de cabeza. Es por eso que se debe evitar tener malas posturas y si realizas ejercicios, guíate por una persona que tenga conocimientos en el tema, para ejecutarlos de manera adecuada. Si la padeces debes buscar un trabajo de elongación del musculo pectoral y un fortalecimiento de los músculos de la espalda, así lograras que se estabilice. Nuestra columna, tiene curvas normales, que hacen que ella tenga una condición de estabilidad y amortiguación, frente a las cosas que hacemos en el día, como caminar, saltar, correr, subir y bajar escaleras, entre otras. En algunas personas estas curvaturas se pueden acentuar más, una de las comunes es la hiperlordosis, es cuando se acentúa la curva de la parte baja, esta es una de las condiciones que produce lumbagos, ciáticas y dolores en espalda, por lo general, afecta más a mujeres que a hombre, impidiendo en muchas ocasiones la realización de actividad física, inclusive imposibilidad para conciliar el sueño, en este caso se debe buscar un fortalecimiento de musculo abdominal, para estabilizar la zona media de nuestro cuerpo, esto nos ayudara a mantener la curvatura normal y sin dolor. Si un niño presenta dolor en la zona superior o inferior de la espalda o notas alguna anomalía a nivel de sus hombros, debes acudir a un especialista para que lo evalúe y determine el tratamiento adecuado para él, mientras más tiempo pase, se acentuará su condición, haciendo que el trabajo de estabilización sea lento. La prevención es importante, si quieres comenzar a que tu hijo(a) realice ejercicio, guíate por una persona que sepa cómo se debe realizar los ejercicios, así evitamos que se generen lesiones a raíz de una mala ejecución.

    

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo Colegio Aliwén Los Ángeles.

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes