suscríbete al boletín diario

Opinión

Obesidad infantil, una alteración metabólica que avanza (Parte 1)

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo Colegio Aliwen Los Ángeles.


 Por La Tribuna

02-05-2018_17-48-231__Ángelomezacarrasco

 Los niños, son una fuente inagotable de energía, son intensos, demandantes y siempre buscan algo que hacer.

 

Dentro de la actualidad, una de las patologías no trasmisibles que más ha tenido auge es la obesidad infantil, afectando a gran parte de nuestra población en Chile, se considera que el ochenta por ciento de la población es obesa, de los cuales nos jactamos de que el veinte cinco por ciento son niños, se estima que para dentro cinco a diez años más, alcancemos el setenta por ciento de la población infantil en Chile, padezca esta patología. Estamos en el sexto lugar con mayor índice de obesidad en el mundo, lo que es una clara señal para darnos cuenta de que algo estamos haciendo mal y es tiempo de cambiarlo. La obesidad no sólo afecta a la persona que lo padece, gran parte de las consecuencias, están dadas por el entorno en el que se encuentra, se heredan los hábitos que les damos a nuestros niños, siendo un factor importante, a la hora de pensar en cambiar, se debe tomar a la familia como el pilar fundamental para ello. ¿Qué es la obesidad? Es una patología que acumula un exceso de grasa bajo la piel y entre los músculos, lo que puede llevar al desarrollo de otras patologías, de tipo cardiaca, como también metabólicas. ¿Cómo se produce la obesidad? No es algo que aparece, sino que está dada por nuestros hábitos, los que asociamos al estilo de vida, justificamos lo injustificable, cuando hablamos de alimentación saludable, sale la palabra “no tengo tiempo” y se come lo más rápido y fácil, sin darnos cuenta, si nuestro organismo es capaz de procesarlo o si son las calorías que necesito para gastar durante el día, entonces no nos organizamos para poder comer bien, a esto se asocia que hoy, tenemos una gran gama de tecnología, que lleva muchas veces a los padres puedan descansar en ellos, es más fácil entretener a un niño, pasándole un celular y llevarlo a jugar a una plaza, entonces debemos cambiar nuestros hábitos, es el primer paso. Los niños, son una fuente inagotable de energía, son intensos, demandantes y siempre buscan algo que hacer, esto lleva a que los padres estén siempre preparados, para poder satisfacer esas necesidades, aquí es donde comenzamos con los cambios, si tiene sed, en vez de darle un vaso de bebida, puede ser agua o jugo natural, al igual que las comidas, podemos variarlas, lo mejor es que hoy, podemos optar a colaciones más saludables, llevar a que tengan orden en las comidas, es esencial, que sepa, que cada cierto horario puede comer, eso hace que el metabolismo, esté estable y rápido, dando paso a que no acumule más grasa de la que necesita a esto se debe asociar una actividad física, buscar un deporte, en donde pueda desenvolverse y darle el tiempo. Todo está en nuestras manos, no podemos culpar a nadie más, el ritmo de vida que tenemos hoy tiende a llevarnos a caer a lo no saludable, pero siempre se puede cambiar, es una tarea de toda la familia, concentrando en darse cuenta, de lo que estamos haciendo mal y mejor es que podemos reivindicarnos.  

 

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo Colegio Aliwen Los Ángeles.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes