suscríbete al boletín diario

Opinión

Que terminar con la pobreza te mueva tanto como…

La brecha entre los salvavidas existentes y los que realmente necesitamos es desoladora, pero el “rescate” de ese 3% es literalmente de vida o muerte.


 Por La Tribuna

15-04-2018_22-19-381__pablowalker

Joel tiene 17 años y no sabe quién es su papá. De sus cinco medios hermanos, dos tienen problemas de consumo de drogas. Su mamá estuvo presa; trabajaba como nana para unos traficantes y cayó con ellos. Joel dejó de estudiar y se dedicó a vagar por Santiago. Se subía a cualquier micro, se perdía y volvía a pie a su casa, donde las peleas y gritos lo regresaban a la calle, hasta que, con ayuda de una tía, buscó dónde recuperar el tiempo perdido.

Hoy Joel estudia gastronomía en Inacap, tiene “proyectos, no sueños”, como trabajar en un crucero y recorrer el mundo. Se graduó de enseñanza media luego de estudiar en la Escuela de Reingreso Betania de La Granja, una de las 5 que tiene Fundación Súmate del Hogar de Cristo. Entró con un nivel de conocimientos de tercero básico, pero logró nivelarse y hacer la enseñanza básica y media en 4 años. Dice que antes nunca nadie le preguntó por qué faltaba a clases, tachándolo de revoltoso, indisciplinado y niño problema. En la escuela de reingreso Betania, de Fundación Súmate del Hogar de Cristo, en cambio, los profesores se preocuparon por él, incluso lo fueron a buscar a su casa cuando estuvo enfermo en 2016.

En el Hogar de Cristo hemos aprendido que ayudar a salir de la exclusión y de la auto exclusión, es una batalla diaria. Joel representa a los más de 77 mil niños y adolescentes que están fuera del sistema escolar y es ahí donde el trabajo de las escuelas de reingreso no es sólo encomiable, sino esperanzador, pero cubre apenas al 3%. La brecha entre los salvavidas existentes y los que realmente necesitamos es desoladora, pero el “rescate” de ese 3% es literalmente de vida o muerte.

Juan pudo tener la misma historia de Joel, pero hoy a sus 40 años sigue trabajando de “loro” para los traficantes de su pasaje, recibiendo pasta base como salario. Hacer la diferencia entre Joel y Juan, abrir una alternativa en vez de quedarnos con la injusticia, es la misión del Hogar de Cristo.

¿Cuántos Joel hay en Chile? Lo sabemos y los rastreamos. ¿Cuántos Juan hay en Chile? Aún no los sabemos, pero por todos ellos te convocamos a hacerte parte de la Campaña de Socios 2018.

Nuestro lema “Que acabar con la pobreza te mueva tanto como la educación de tu hijo” puede sonar polémico, pero es razonable simplemente por dignidad país. Porque lo que quiero para mi hijo nace del amor que llevo dentro y ese amor visceral puede llegar a todos. Con tu apoyo, movilizando vecinos, socios, empresarios, voluntarios, fundaciones y Estado, más la ayuda del Señor y la pasión del Padre Hurtado, lograremos vencer en esta y otras trincheras de exclusión.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes