sábado 14 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Trabajamos en educación hasta el último día

Roberto Poblete, diputado de la República.


 Por LESLIA JORQUERA

20-02-2018_19-43-101__RobertoPoblete

Para un niño, para un joven que está iniciando ese camino, que descubre el mundo desde su escuela, contar con libros de estas características, sentir el aroma de un ejemplar nuevo, cómo las hojas pasan por sus dedos y el sonido de éstas al avanzar, se transforma en una experiencia enriquecedora.

A pocos días del regreso a clases, cuando para muchos el aula y las tareas suenan como conceptos lejanos en medio de las vacaciones, la Presidenta Michelle Bachelet visitó la bodega de acopio y distribución de textos escolares, desde donde saldrán 16 millones de ejemplares para distribuirse en 11 mil establecimientos municipales y particulares subvencionados de todo el país, de forma gratuita.

Si bien este es un aporte permanente del estado hacia las familias, considerando que con ello se establece un ahorro considerable que puede bordear los 150 mil pesos por alumno, es a su vez la coronación de un período de gobierno en que se han concretado los cambios más profundos en materia educacional, avances que se hacen carne en la enseñanza básica y media con la ley de inclusión, fin al lucro y al copago, y en educación superior se avanza con gratuidad y la nueva ley de Universidades del Estado.

Tal como dijo nuestra presidenta, se trata de transformaciones que están “a la altura de los tiempos y de las exigencias de nuestra sociedad”, porque el aparataje estatal asume por completo su responsabilidad y obligación con el aprendizaje del estudiante, por lo que se le facilitan las herramientas para dicho proceso, sin que esto dependa necesariamente de las condiciones socioeconómicas de su grupo familiar.

Para un niño, para un joven que está iniciando ese camino, que descubre el mundo desde su escuela, contar con libros de estas características, sentir el aroma de un ejemplar nuevo, cómo las hojas pasan por sus dedos y el sonido de éstas al avanzar, se transforma en una experiencia enriquecedora. Y aunque para algunos este pudiera ser un sistema arcaico y proponen que los estudiantes accedan a los archivos a través de la web, nunca habrá como el contacto físico entre el lector y el texto, donde el aprendizaje no es sólo cognitivo sino también sensitivo.

Se sumó a lo anterior, el anuncio de dejar atrás la repitencia automática, decreto visado por el Consejo Nacional de Educación, resultado del análisis serio de un grupo de académicos y profesionales del área, quienes de acuerdo a la evidencia, asumen que esta decisión trae consigo resultados altamente negativos para un estudiante, no sólo en su estado emocional y social, sino que además lo deja  vulnerable y propenso a la deserción. No es una cuestión baladí, muy por el contario, ya que focaliza los esfuerzos del establecimiento en cada uno de los jóvenes en riesgo y entrega los apoyos necesarios a quienes han tenido mayores dificultades.

Los modelos educacionales de mayor éxito a nivel internacional, con algunas réplicas locales, establecen otros sistemas de evaluación y calificación, donde el pupilo no depende de una nota, sino de una serie de indicadores cualitativos basados en el proceso de aprendizaje (aprender a aprender). Por ello, estas transformaciones son sinónimo de avance y nos llenan de satisfacción, ya que además se demuestra que estamos trabajando hasta el último día de gobierno de todas maneras.

Roberto Poblete, diputado de la República.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes