suscríbete al boletín diario

Opinión

Con mayor razón

Renato Segura. Director de ProChile Biobío


 Por La Tribuna

02-11-2017_19-55-391__RenatoSegura

Las oportunidades se multiplican cuando el mercado se incrementa de 18 millones a uno de casi 8 mil millones de potenciales compradores.

La internacionalización del sistema productivo regional debe ser una prioridad regional.

 

El último informe de empleo del INE, correspondiente al trimestre julio – septiembre de 2017, muestra un aumento en la brecha en el comportamiento de la tasa de desocupación del mercado laboral, en la provincia de la capital regional, respecto de las provincias de Biobío y Ñuble (región de Ñuble). En efecto, mientras en la provincia de Concepción aumentó en 0,4 puntos porcentuales (pp), en Ñuble y Biobío lo hicieron en 0,9 pp y 0,5 pp respectivamente.

 

El aumento de le inequidad en el desarrollo territorial, es una variable que contribuye a profundizar la migración poblacional hacia la capital regional; es una aliciente para la fuga de talentos a nivel comunal;  incrementa la pobreza relativa y la brecha de oportunidades a nivel territorial; en resumen, el país seguirá transitando por la senda del subdesarrollo.

 

Biobío y Ñuble tienen algo en común: ambos territorios disponen de un alto potencial para el desarrollo de las industrias agroalimentaria, maderera, energética, pecuaria, vitivinícola, turística, creativa y de servicios. Sin embargo, para que dicho potencial se transforme en una realidad tangible y palpable, para los cientos de miles de personas que habitan el territorio, es necesario disponer de una fuente virtuosa de incentivos económicos los cuales, en la actualidad, solo es posible de alcanzar a través del comercio internacional.

 

Junto a los atributos de competitividad y sostenibilidad que caracteriza la operación de una empresa global, el mercado laboral se transforma en el principal vector de transmisión de los beneficios que genera el aumento de la actividad económica, asociado al tránsito de las mercancías y los servicios, hacia la comunidad. La cultura y la historia que subyace sobre la matriz productiva territorial, son atributos fundamentales que permiten la coexistencia armónica de grandes y pequeñas empresas abasteciendo de productos y servicios el mercado mundial. La explicación a este fenómeno es muy simple: las oportunidades se multiplican cuando el mercado se incrementa de 18 millones a uno de casi 8 mil millones de potenciales compradores.

 

El camino hacia el futuro esplendor, está trazado. Sólo falta esperar que, más allá de la coyuntura, la sociedad y la actividad productiva local opten por abrazar dicha vía como legado para las futuras generaciones. Para acometer dicha tarea, no están solos. Existen instituciones públicas y privadas que están dispuestas en apoyar el tránsito hacia la plena internacionalización del sistema productivo regional.

 

Renato Segura.

Director de ProChile Biobío

 

 

 

 

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes