miércoles 16 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Factores que influyen en las separaciones prematuras

Paulina Galindo Kiessling.                                                          Psicóloga y académica Facultad de Psicología     Universidad San Sebastián  


 Por LESLIA JORQUERA

24-08-2017_19-45-041__PaulinaGalindoUSS2

“La expectativa que crea la comunidad de una pareja ideal resulta ser incongruente con lo que en la realidad pasan todas las parejas”.

En el año 2016 se observó una nueva alza en la tasa de divorcios en Chile, llegando a los 48.608, el nivel más alto desde el 2009. La mayoría de estas separaciones corresponde a parejas, que independiente de la edad en la que contraen matrimonio, llevan menos de cinco años como cónyuges.

Desde una perspectiva psicológica, se pueden diferenciar al menos dos dimensiones que parecen impactar de forma significativa en este aumento. Por una parte, están los aspectos individuales, los que nos indican que las personas hoy viven en una constante búsqueda de satisfacción y bienestar personal. Esto hace que muchas veces abandonen diversos proyectos no porque crean que no son capaces de concluirlos, sino porque prefieren abandonar antes que pasarlo mal y malgastar el tiempo. Lo anterior se puede evidenciar en el aumento de divorcios y también, por ejemplo, en el número de trabajos por los que los profesionales actuales transitan, siendo considerablemente mayor que el de los trabajadores de antaño.

Los medios tecnológicos y comunicacionales también tienen injerencias en esta temática, ya que la rapidez de la vida y el fácil acceso a nueva información, permiten que cada cierto tiempo vayamos conociendo nuevas alternativas que nos llaman la atención y/o que satisfacen alguna de nuestras necesidades, las que, por cierto, reemplazan a los antiguos “gustos”. Se puede entender entonces, que las personas nos encontramos mucho más centradas en la “calidad” de los procesos y en la satisfacción que generan, que en la durabilidad de éstos.

Sin embargo, es importante indicar que estos aspectos no son contradictorios a la valoración de la pareja, sino todo lo contrario. Las personas hoy continúan otorgándole un importante espacio al concepto de familia y de vida en pareja, y es esta misma percepción la que facilita que estemos más conscientes de lo que esperamos y necesitamos, por lo tanto, al no obtenerlo con la pareja actual, nos cuestionamos si es la persona “correcta”.

A estos aspectos nos referimos como factores sociales, ya que la expectativa que crea la comunidad de una pareja ideal resulta ser incongruente con lo que en la realidad pasan todas las parejas: periodos de malestar, cuestionamientos y crisis. Las separaciones y divorcios aplican, entonces, como una forma de aplacar estas incongruencias, pero también como una estrategia para lograr el estado de bienestar esperado cuando se perciben obstáculos que quiebran el nivel de satisfacción deseado.

 
Paulina Galindo Kiessling.                                                         
Psicóloga y académica Facultad de Psicología    
Universidad San Sebastián   
                                                                        

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes