lee nuestro papel digital

Opinión

El día que los hombres apalearon a sus mujeres: Ni una menos

Ives Ortega Poeta


 Por La Tribuna

10-11-2016_21-49-10IVESORTEGA

Unas 200 mujeres que decidieron organizarse y con el rostro pintado tomarse el centro de Santiago para protestar por las bajas remuneraciones de los estamentos más bajos de la policía -la protesta cayó como una bofetada ese “Día del carabinero”.

 

 

La gracia con que contaba sus chistes hizo de aquel oficial de Carabineros un “regalón”, destacaba entre los uniformados por su afable y cordial carácter, animaba hasta el más serio y rígido entre las filas, poseía una intachable conducta disciplinaria en sus años de servicio, lo cual era mérito suficiente como para portar con distinción esas  tres estrellas de capitán. Eduardo Perales Martínez compartía con todos, el respeto no era sinónimo de gravedad, el entusiasmo lo llevaba en la sangre, así quedaba de manifiesto en las reuniones sociales fuera de las horas de servicio, entre la oficialidad era el alma de las fiestas civiles y uniformadas, destacaba por sus bromas hasta esa hora- aceptadas a carcajadas, era muy simpático, el más bueno para las tallas, dicen quienes le reconocen.

Todo iba bien, para este que sabía ser del débil el protector, hasta que una velada le cambió el rostro al alto mando luego de que se le permitiera contar el último chiste relacionado con la forma como sería repartido el aumento salarial a los hombres de verde -por ese entonces-. El oficial graficó así el hecho, a modo de broma: “el 60 y pico: sesenta por ciento para los oficiales y pico para la tropa”. No importó entonces el relajado encuentro con sus amigotes oficiales en aquel pub del sur de Chile, y fue superior el alboroto al conocerse el chiste; los superiores del oficial lo sumariaron y lo dieron de baja por considerar el hecho “un agravio a la institución”. Digamos que la antesala de este suceso fue meses antes, en el año 1998, donde el sueldo de Carabineros era más que bajo, distaba un 100% menos de lo que hoy llaman sueldo mínimo, el uniforme pesaba más que la canasta familiar en las poblaciones y villas donde residían.

Eso lo sabían muy bien sus cónyuges que a diario se encontraban junto a otras mujeres de uniformados en los almacenes -donde pedían fiado el pan y la margarina-, el diálogo las sumó junto a muchas decenas por la escuálida realidad que calladamente vivían. Cuando las hojas de los árboles caían copiosamente al suelo, el otoño se sumó a la voluntad de unas 200 mujeres que decidieron organizarse y con el rostro pintado tomarse el centro de Santiago para protestar por las bajas remuneraciones de los estamentos más bajos de la policía -la protesta cayó como una bofetada ese “Día del carabinero” en su 71 aniversario-, el acto de estas valerosas féminas fue más allá y es que de algo estaban seguras, asumían  el riesgo de ser llevadas a la justicia militar bajo cargos de “sedición impropia”.

Querían llegar con una carta hasta el entonces presidente Frei, junto con hacer un llamado a todas las organizaciones sociales, para que fueran las mujeres -una vez más- las que tomaran el sartén por el mango, así que sólo buscaron donde dejar a los hijos y partieron a exigir mejores ingresos para sus familias, pero la represión les calló entre forcejeos, lesiones varias, heridas propinadas por golpes de pies, puño y lumazos a diestra y siniestra por los propios colegas y maridos de las manifestantes, que se sumaron a la humillación y las acciones judiciales que les pisó la huella a sus dirigentes. Las protagonistas de la anterior protesta son enjuiciadas por la justicia militar porque el Cuerpo de Carabineros, que hasta 1973 dependía del Ministerio del Interior, fue militarizado por la dictadura del general Augusto Pinochet y quedó bajo el Ministerio de Defensa. Consultada una de las dirigentes afirmó que no teme ser acusada de sedición, porque la Constitución de Chile dice: “toda persona tiene el derecho a organizarse pacíficamente”.

Ives Ortega

Poeta

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes