suscríbete al boletín diario

Opinión

Contaminación en Los Ángeles, un tema por solucionar

Víctor Pérez Varela Senador de la República


 Por La Tribuna

17-05-2016_20-39-13perezvarela-1

Lamentablemente, para la comuna, no sólo tenemos la contaminación generada por el uso de leña, sino que también ya llevamos más de 2 años con episodios de malos olores.

 

Sin duda que quienes vivimos en Los Ángeles podemos detectar a diario la mala calidad del aire, derivada de la utilización de leña en nuestros hogares, situación, que si bien se da de manera estacionaria, se repite cada año generando una creciente preocupación en la ciudadanía, la cual ve como se deteriora su calidad de vida con efectos que redundan principalmente en la salud de las personas. Es por ello que resulta alarmante el último informe emanado por el Ministerio de Medio Ambiente, el cual muestra las diez ciudades del país que han aumentado sus niveles de contaminación por material particulado, según el cual, Los Ángeles aparece como la segunda  ciudad del país, luego de Coyhaique, con los registros más altos de este tipo de contaminación  y como la primera en la región del Biobío.

Pero lamentablemente, para la comuna,  no sólo tenemos la contaminación generada por el uso de leña, sino que también ya llevamos más de 2 años con episodios de malos olores en un sector muy vasto de la comuna, situación en la cual a pesar de los diversos sumarios aún no se ha logrado determinar, por parte de las autoridades, una la solución real que termine definitivamente con estos episodios. 

Pero en temas de contaminación no debemos olvidar lo que sucede con nuestro río Caliboro, el cual producto de la instalación de tres pisciculturas, según señalan los vecinos del sector, se ha dañado sustantivamente este afluente generando graves efectos en el ecosistema de sus aguas, las cuales dado su actual estado de deterioro no se puede utilizar para el consumo animal, riego ni menos para actividades recreativas.

Estos tres elementos que son visibles y detectables no han tenido una respuesta adecuada ni menos eficiente por parte de las autoridades ambientales, tenemos la Superintendencia de Medio Ambiente, además de las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud y Medio Ambiente, y ninguno de ellos ha logrado dar cuenta de mecanismos estables para iniciar siquiera la recuperación de cada uno de estos temas.

Junto con la poca eficiencia de las autoridades medioambientales y de salud, llama mucho la atención el silencio de las autoridades locales, no hay duda de que la defensa del medio ambiente en Los Ángeles debiera tener al municipio siendo su principal defensor, lo cual  verdaderamente  no ha sucedido,  situación que agrava la sensación de indefensión con que se encuentran los vecinos de la comuna.

En el caso del río Caliboro, personalmente me he reunido con las autoridades ambientales, particularmente la Superintendencia del ramo, y me consta también que el gobernador de la provincia del Biobío, Luis Barceló, ha realizado gestiones al respecto.  Las respuestas que hasta ahora tenemos,  es que se están haciendo análisis, pero esto ya lleva cerca de cuatro años,  y uno sin ser experto en la  materia se puede dar cuenta al visitar el río el mal olor y la turbiedad de sus aguas, lo cual  delata un daño muy sustantivo, por lo tanto, si bien es cierto que la Superintendencia de Medio Ambiente está haciendo las investigaciones, creo que esto se trabaja con extrema lentitud.

En el caso de la mala calidad del aire en la ciudad, lamentablemente es un proceso que tiene dificultades crecientes, y que sin duda, si no se toman medidas contundentes esto va a seguir aumentando exponencialmente y vamos a continuar con las alertas y preemergencias, lo que en definitiva es, decirle a la gente que no prendan sus chimeneas ni estufas a leña, lo cual, es verdaderamente lo único que está pasando y por ende aquí tenemos que ir urgentemente a soluciones más de fondo. 

 

En este sentido, todos los expertos señalan que incorporar gas domiciliario es la solución que va a permitir resolver este tema, pero ello lamentablemente está lejos de concretarse debido a los altos costos y las dificultades financieras para  llevar adelante su implementación,  pero no hay duda, que entre la solución definitiva y lo que pasa actualmente debiera haber una serie de medidas contundentes, las cuales, la autoridad no toma, no anuncia ni menos impulsa, por lo tanto, esto es una de las cosas que hace imprescindible que la máxima autoridad ambiental se constituya en Los Ángeles para generar un camino para la solución definitiva.

Yo espero que ante estas estadísticas e informes que ya están saliendo a nivel nacional el ministro de Medio Ambiente, quien ha estado abierto a tratar temas similares -como lo que ocurre en Nacimiento, donde concurrió y se reunió con la comunidad tras una invitación que personalmente hice-  pueda asistir  a Los Ángeles a establecer un proceso con carácter de urgente para enfrentar y superar todas estas situaciones de contaminación que dañan la calidad de vida de las personas y que por ahora nos ubican en un lamentable ránking que como ciudad  debemos luchar por cambiar.

Víctor Pérez Varela

Senador de la República

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes