suscríbete al boletín diario

Opinión

Relaciones laborales justas

Enrique Inostroza Sanhueza Seremi de Gobierno Región del Biobío


 Por La Tribuna

10-05-2016_19-52-15EnriqueInostroza-1

 

Cuando se elaboró este proyecto de Ley el ejecutivo no propuso un conjunto de normas aisladas entre sí, sino que una propuesta integral de relaciones laborales, donde las distintas disposiciones jurídicas se apoyan mutuamente.

 

Ante el fallo del Tribunal Constitucional (TC) que declaró inconstitucionales la titularidad sindical y la extensión de beneficios por afiliación se decidió vetar aspectos del proyecto y el envío de una nueva iniciativa de ley. El objetivo es no perder la coherencia de las modificaciones en beneficio de los trabajadores.

Chile sabe que necesitamos mejorar de forma nuestra economía y la equidad en nuestras relaciones sociales y por ello se envió un proyecto de ley de Reforma Laboral que moderniza y equilibra las relaciones entre trabajadores y empleadores, y que tras un proceso de diálogo democrático con todos los sectores, y de introducirle al proyecto cambios razonables fue aprobado en el Congreso por amplia mayoría.

El Gobierno ha sido claro en señalar que lamenta la decisión de mayoría por parte del Tribunal Constitucional, pero que acatará íntegramente su veredicto, como corresponde a un Estado de Derecho.

Cuando se elaboró este proyecto de Ley el ejecutivo no propuso un conjunto de normas aisladas entre sí, sino que una propuesta integral de relaciones laborales, donde las distintas disposiciones jurídicas se apoyan mutuamente. Por consiguiente este fallo nos obliga a revisar las normas relativas a pactos de adaptabilidad en materia de jornadas; de horas extraordinarias y de jornadas pasivas, así como, la introducción de un nuevo quórum para negociar.

Permitir que las partes negocien una materia tan sensible como lo es la adaptabilidad, debe ir acompañado de un debido resguardo de la voluntad colectiva de los trabajadores, la que sólo se logra si las organizaciones sindicales fortalecidas, autónomas y permanentes dentro de la empresa, son las únicas que sirven de efectiva contraparte al empleador ante tales pactos.

El proyecto de ley que presentamos elevaba el sistema de quórums exigidos a los sindicatos para poder negociar colectivamente, modificación que se basaba en la existencia del principio de titularidad sindical. Al suprimirse la titularidad, se hace también indispensable suprimir las nuevas normas de quorum de negociación.

Chile no puede renunciar a tener relaciones laborales justas y eficaces. Por eso, tomaremos todas las medidas que nos permitan seguir avanzando en el marco de nuestra institucionalidad. El Gobierno no dejará de promover un mejor sistema de relaciones laborales, fundado en el diálogo, que promueva la productividad de las empresas, pero que, al mismo tiempo, defienda adecuadamente los derechos de los trabajadores.

En un país moderno, el crecimiento de la economía y el respeto a los derechos de los trabajadores no sólo pueden ir de la mano, es indispensable que lo hagan. Ese es nuestro objetivo.

Enrique Inostroza Sanhueza

Seremi de Gobierno

Región del Biobío

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes