suscríbete al boletín diario

Opinión

Ambientes bientratantes desde la primera infancia

Andrea Saldaña León Directora Regional Junji Biobío.


 Por La Tribuna

06-04-2016_20-50-08AndreaSaldañaJunji

 

Conectémonos con la infancia, con sus emociones y formas de ver el mundo porque estamos mostrando nuestra empatía, favoreciendo una comunicación efectiva. Este tipo de relaciones promueven el óptimo desarrollo en igualdad de condiciones desde la cuna.

 

Hoy queremos invitarlos a reflexionar en cómo nosotros los adultos nos estamos relacionando con los niños y niñas, tanto en nuestras familias, fuera de ellas, en nuestras comunidades, e inclusive en los espacios públicos. Existe acuerdo general entre muchos investigadores de infancia, según el cual, para lograr la salud mental de los niños y niñas, hace falta asegurarles lazos afectivos de calidad, de buen trato, incondicionales, estables y continuos.

Cuidar a los niños y niñas es nuestra misión diaria en los jardines infantiles públicos de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, donde a través de la educación parvularia, pública, gratuita y de calidad, estamos promoviendo los ambientes bientratantes como un eje central de nuestra gestión, porque creemos en la importancia de los buenos tratos, del respeto por el ejercicio de sus derechos, por sus opiniones, por sus necesidades, por sus tiempos e intereses, por sus emociones y en especial la necesidad de desarrollarse en un entorno donde existan adultos sensibles, protectores, que sepan establecer límites de manera firme y cariñosa, y estimulantes en una etapa que es esencial para nuestras vidas, ya que es en la primera infancia donde se sientan las bases de nuestra forma de desenvolvernos en el mundo.

En Junji, junto a la Política de Buen trato hacia los niños y niñas que tiene la institución, hemos creado una Unidad de Promoción de Ambientes Bientratantes, compuesta por psicólogos infantiles, psicólogos laborales y trabajadores sociales, quienes están fortaleciendo el enfoque de derechos, capacitando a nuestros equipos educativos en la promoción de apego seguro, el desarrollo de ambientes bientratantes, entre muchas otras iniciativas tendientes a promover mejores cuidados. Igualmente, la institución amplió el modelo a la importancia del “cuidado de los cuidadores”, siendo el bienestar de los párvulos y funcionarios, una condición esencial de una educación de calidad.

Conectémonos con la infancia, con sus juegos, con sus emociones y formas de ver el mundo porque estamos mostrando nuestra empatía, favoreciendo una comunicación efectiva. Este tipo de relaciones promueven el óptimo desarrollo en igualdad de condiciones desde la cuna.

También, no olvidemos que si avanzamos hacia nuestro propio cuidado como adultos, estamos sembrando un valor central para nuestro bienestar y seremos un modelo para las futuras generaciones. Cada adulto debe darse cuenta cómo lo está haciendo y cuáles son los cuidados que requiere nuestra infancia, el niño, la niña e identificar sus inquietudes.

Los niños y niñas piden ser oídos y respetados, lo expresamos desde la educación parvularia, concentrando el buen trato en todo el proceso pedagógico desde la cuna. Recordar que la protección integral de los derechos de los niños  y niñas  es la base fundamental para superar la desigualdad y, en este sentido, el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, ha mantenido su foco de trabajo en la primera infancia  expresada en la creación del Subsistema de Protección Integral de la Infancia Chile Crece Contigo, la presentación de la Política Nacional de Niñez y Adolescencia 2015-2025 y la Subsecretaria de Educación Parvularia, todo un cambio histórico, donde la Junji está presente.

Andrea Saldaña León

Directora Regional Junji Biobío.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes