martes 17 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La parlamentarización: el otro poder

Mario Morales Burgos Consejero Regional Presidente Comisión Ciencia y Tecnología


 Por LESLIA JORQUERA

09-11-2015_21-11-08mario_morales
  • Tanto poder puede sustentar un parlamentario que con  bastante frecuencia hemos visto cómo se han permitido remover autoridades de la talla de intendentes hacia abajo.

El Parlamento y los Parlamentarios constituyen la esencia de un Estado democrático, porque son los portadores de la soberanía que el pueblo, en una muestra de confianza, les transfiere, en el momento en que los elige para que los represente a la hora de legislar o de impulsar iniciativas colectivas. Esta definición clásica  de Parlamento y  Parlamentarios es la que  ha dado vida al Chile republicano, y es la que ha permitido el avance y la consolidación de muchos procesos sociales que contribuyeron al desarrollo de nuestro país; sin embargo, con el andar del tiempo y de la historia estamos asistiendo, desde hace bastante rato a un  nuevo fenómeno  que aparece asociado a los “nuevos poderes” que caracterizan el quehacer del parlamentario en su distrito o circunscripción, viéndose notablemente incrementado cuando representan la coalición gobernante; estos nuevos poderes, por cierto, van mucho más allá de aquellos que la Ley les otorga.

Para explicar este tema en sencillo, un parlamentario, por ejemplo, es capaz de poner en jaque al gobierno en la nominación de las autoridades territoriales, ya que éstas deben ser lo más cercanas a él, de lo contrario, genera todo tipo de dificultades con la tramitación de las iniciativas y los debates programáticos y su permanencia en el conglomerado político que representa. Este nuevo poder pudiera tener mucho sentido si la acción estuviera orientada a impulsar un proyecto colectivo y territorial que fuera de gran interés para los ciudadanos, no obstante, casi siempre se trata de proyectos políticos personales, encausados a incrementar su poder  y capacidad en decisiones que favorecen a sus partidarios. Tanto poder puede sustentar un parlamentario que con  bastante frecuencia hemos visto cómo se han permitido remover autoridades de la talla de intendentes hacia abajo.

Otro ejemplo claro, reciente, lo constituye el debate parlamentario en torno a la nueva ley de descentralización y traspaso de competencia a las regiones y a la elección directa del intendente, entre otras cuestiones de interés, hemos podido constatar la distancia que la gran mayoría de los parlamentarios (diputados y senadores) han puesto al tema de la regionalización y descentralización, en abierta contradicción con acuerdos  partidarios, sociales y territoriales.

El desborde de liderazgos y proyectos personales hace cada vez más necesario que la soberanía del pueblo y de los ciudadanos, en general, se haga presente y esté garantizada en una constitución escrita con todas las manos y todos los colores.

Mario Morales Burgos

Consejero  Regional

Presidente Comisión Ciencia y Tecnología

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes