martes 17 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Burnout y clima laboral

José Francisco Quevedo Navarrete Psicólogo Unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal Hospital Víctor Ríos Ruiz


 Por LESLIA JORQUERA

04-11-2015_21-58-34josefranciscoquevedo

 

 

Hace unos pocos días se realizó la charla de la Doctora en Psicología María Ana Aron, quien se refirió a las distintas adversidades a las cuales estamos expuestos en nuestros lugares de trabajo y como ellas van influyendo tanto en nuestra salud física y mental, como en nuestra vocación y realización profesional.

El abanico de experiencias que revisten los distintos escenarios laborales son de ilimitada diversidad influyendo un número indeterminado de factores y circunstancias las cuales pueden ser agrupadas en condiciones personales de cada integrante del equipo, donde influye la emocionalidad ideosincrática de cada integrante. Además de esto se puede mencionar las características de la tarea, ya que es distinto fabricar o construir puentes a sanar personas. Influye del mismo modo, la estructura de la organización, si la dinámica es más burocrática condiciona un ambiente distinto a si existe un mayor nivelo de flexibilidad. Los estilos de liderazgo condicionan un clima laboral determinado por el nivel de autoritarismo que presente la jefatura. Todos estos factores sin mencionar la comunicación, la confianza, autonomía reconocimiento entre otras.

La salud es una condición que suele valorar sólo una vez perdida, en donde el paciente, sus familiares y cercanos frecuentemente entran en un frenesí por encontrar ayuda independiente de los medios y recursos que se requieran para retornar a dicho estado, es cuando se encuentran con un sistema de salud pública que acoge estos requerimientos, sin dar abasto, en muchas ocasiones, a cubrir con las distintas necesidades de la población. Las cuales no solamente esperan una mejoría, sino un trato digno.

En el rubro de salud, uno de los aspectos más importantes es el cuidar de otras personas, conteniendo y dando solución a los diversos problemas de salud que aquejen a nuestros usuarios. Esto implica un contacto de tipo afectivo y emocional con pacientes. Esto requiere de una predisposición afectiva de receptividad, que en algunas ocasiones se puede ir desgastando producto de las distintas dificultades que implica el ejercicio profesional. 

Sin lugar a dudas, pese a lo gratificante y significativo que pueden ser las tareas que desempeñemos, el espíritu de ayuda a las personas se puede ir desgastando hasta convertirse en síndromes patológicos que requieren de ayuda profesional, para sortear estos obstáculos que nuestros trabajos pueden generar.

El concepto burnout suele ser ampliamente utilizado principalmente en los profesionales de las ciencias psicosociales, no por esto conocido en su profundidad y alcance. El concepto de burnout fue usado en los años 60 para referirse al agotamiento profesional, en donde el carisma y el compromiso social van siendo reemplazados por la fatiga y otros malestares corporales. Se describe como un estado de frustración que aparece producto de la devoción a una causa, estilo de vida o relación que no produce las recompensas esperadas. Es importante mencionar que este agotamiento no se debe al desgaste físico que implica la realización del trabajo, sino que es un desgaste del espíritu de servir y ayudar a los otros.

 El burnout ocurre en muchas áreas de trabajo, pero en especial en las que se trabaja con personas y suponen una fuerte vocación, en donde se puede observar que poco a poco los ideales de la tarea emprendida son afectados por este derretimiento vocacional.

Los síntomas físicos guardan relación con dolores de cuello, espalda, cefaleas, problemas del aparato locomotor, problemas del aparato digestivo, irritabilidad, insomnio, problemas en la piel y depresión del sistema inmune. Conductualmente se puede presentar atrasos reiterados, ausentismo laboral, trabajar muchas horas pero lograr poco. Cognitivamente se puede evaluar rigidización, indecisión, cerrarse a nuevas informaciones. Junto con esto la persona se puede aislar producto de la adopción de una visión negativa de su lugar de trabajo y de la vida.

Sin lugar a duda las condiciones de trabajo influyen de manera importante en la aparición de estos síntomas, donde nos encontramos con el concepto de Clima Laboral, el que se facilita por aspectos tales como: percepción de justicia en el trabajo, reconocimiento explícito de los logros, (gran importancia del refuerzo positivo) por sobre la descalificación, la valoración positiva de las personas por sobre la crítica, la tolerancia a los errores, el sentido de pertenencia, conocimiento y eventual flexibilidad de las normas, respeto por la individualidad y las  diferencias, disponibilidad de la información.

Es por este motivo que el Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz se encuentra en un proceso de Diagnóstico de Clima y Satisfacción Laboral, el cual esperamos se convierta en un insumo para mejorar la gestión de los colaboradores de este centro de Salud, beneficiando de esta manera la atención y contención de nuestros pacientes. Con este estudio de clima se comenzará un plan de trabajo hasta el 2018, comenzando con las unidades que aparezcan como más críticas, donde se realizará un trabajo focalizado en cada una de ellas. Con esto se espera construir oportunidades de mejoras ya que el clima es una responsabilidad de todos los que conformamos una organización y así estaremos construyendo juntos un mejor lugar para trabajar.        

José Francisco Quevedo Navarrete

Psicólogo

Unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal

Hospital Víctor Ríos Ruiz

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes