domingo 16 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Conmemoración quillecana

Jaime Quilodrán Acuña Profesor Presidente del Centro Cultural de las Canteras de O’Higgins


 Por LESLIA JORQUERA

26-07-2015_21-03-57Profesor-Quilodrán

 

Hace casi una década comenzó a gestarse en Quilleco un trabajo de recopilación de la memoria por parte de la Biblioteca Pública de la comuna; en este ejercicio confluían representantes de varias organizaciones, donde participé en representación del Centro Cultural de las Canteras de O’Higgins.  Este ejercicio de conversar y reconocernos en torno a los relatos del pasado, se extendió durante dos años, generando una fuente de conocimiento vital, para emprender la ardua tarea de defensa de la identidad y el patrimonio.  En aquellas conversaciones, surgió un debate que puso en tabla una interrogante no esclarecida por los cultores; esta tenía que ver con la fecha de fundación del pueblo y la comuna, dado que las celebraciones del aniversario se concentran en los primeros días de octubre y toman como referente el año 1853, cuando el entonces intendente de Arauco don Francisco Bascuñán Guerrero, autoriza la creación del poblado de Quilleco al cual le traspasa su propio nombre “San Francisco de Quilleco”.

En aquellos tiempos se señalaba que la fecha en que se celebraba antiguamente el aniversario del pueblo era el 26 de julio, no el 4 de octubre.  Estas interrogantes se incubarían como un deber de poder esclarecer y de este ejercicio derivó en la concreción de un ambicioso proyecto llevado por el Centro Cultural de las Canteras, la realización de un “Estudio histórico social de la comuna de Quilleco”, relato que dispusiera los antecedentes territoriales desde La Colonia hasta la historia reciente, como forma de tributar a los primeros profesores normalistas de la comuna como el escritor Floridor Pérez, Alejandro Mege, Pedro Sánchez y Luis Decap, entre otros; quienes fueron artífices de un primer ejercicio reflexivo en la materia.

Los primeros momentos de los poblados que constituyen el referente histórico de la comuna en La República fueron las subdelegaciones, de éstas resaltan las Canteras y Quilleco, a las que durante algún tiempo se unieron Antuco y en menor medida Pedregal. Esta articulación territorial componía la faja precordillerana y andina de la Isla de la Laja, donde resaltaba la Hacienda Las Canteras por su valor histórico en la participación de la Independencia y por ser manejada por personajes influyentes de la política nacional durante todo el siglo XIX, como Bernardo O’Higgins, Manuel Bulnes, Martín Droully y Bonifacio Correa, incluso Aníbal Pinto sería asiduo habitante de esta hacienda. 

En este contexto de comercio y bandidaje surge el primer caserío en torno al estero, al que se sumó la primera institución pública fuera de una hacienda “La cárcel departamental”.  Algunos documentos de esta subdelegación datan de 1838, siendo subdelegado de esa época don José María Monsalbe. Este dato ya nos ilustra una cosa: la aldea ya existía antes de la fundación decretada por el intendente Bascuñán Guerrero. De ahí es que surge la pregunta respecto a  qué cambió con la fundación del pueblo? Pues, ante el reconocimiento institucional provincial, se entrelaza la cárcel que ya contaba con una capilla aledaña, con las nuevas casas y se diagraman las calles del pueblo, las que fueron arregladas por los propios presos con que contaba la subdelegación y nombradas según los apellidos de las familias forjadoras, así surgen calle Cea, Placencia, Vega, Zenteno, Burgos entre tantas otras de las que sobrevivieron sólo Almendras y Bascur; junto a esto, el arreglo de la capilla y la construcción de las primeras escuelas, la N°4 de hombres y la N°5 de mujeres, que empezaron a operar el año 1854 y 55 respectivamente. 

De esto hace 162 años, los que por negligencia institucional hace creer a nuestros habitantes que corresponden a los años de la comuna, cayendo en un error histórico, ya que la comuna, como conjunto de subdelegaciones surge el 22 de diciembre de 1891, cuando se promulga la Ley de creación de municipalidades, por lo que desde esta perspectiva, nuestro territorio tendría que ser aún más novel de lo que creemos, cumpliendo este año sólo 124 años. 

Si la memoria originalmente nos señalaba el 26 de julio como fecha de aniversario del pueblo, a qué evento corresponde?  A diferencia de los dos anteriores, el 26 de julio de 1875 fue la fecha en que el Estado de Chile reconoce a la aldea como una villa, elevando la categoría de un poblado floreciente, lleno de sueños y con ganas de construirse en el empujo y la solidaridad de sus habitantes.  Este año se conmemoran 140 años de ese momento, y que ha permitido en su proceso, poder construir la identidad rural de quienes comparten este territorio y albergan la imagen fecunda de sus paisajes, que se alojan en la memoria del desempeño de sus labores, muchos de ellos radicados en otros pueblos y ciudades, siempre atentos al devenir de estos parientes montañeses que seguimos habitando la aldea, con los mismos sueños de los que alguna vez se esforzaron por erigir un espacio de convivencia y unidad para todos los que el destino juntó en este lugar llamado Quilleco.

Jaime Quilodrán Acuña

Profesor

Presidente del Centro Cultural de las Canteras de O’Higgins


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes