suscríbete al boletín diario

Opinión

El desarrollo y formación de nuestros jóvenes talentos

Eduardo Quinteros Rodríguez, Director de Asuntos Estudiantiles Concepción Instituto Profesional AIEP


 Por La Tribuna

eduardo-quinteros

La educación está sufriendo cambios y eso no es novedad para ninguno de quienes estamos pendientes de los que sucede en nuestro país, nos pueden parecer algunas mejores que otros, pero lo importante es que se está trabajando en ello y no es un ente quieto el querer trabajar en mejorar la educación, al contrario se está transformando cada día más en una plataforma disponible para su mejora continua y reestructurada desde las bases con una sociedad país detrás de estos cambios.

En este proceso hemos visto como ya no sólo el ser profesional, adquirir el titulo o vincularse a una buena red laboral marca la diferencia al momento de finalizar el paso por educación superior, hoy es mucho más que eso y es por ello que el agente diferenciador que cada institución pone en sus estudiantes es su jugada a ganador, el valor agregado como hemos mencionado en oportunidades anteriores, es el que muchas veces determina y pone en juego el prestigio de una institución ante otra. Aquí no valen los aranceles, ni los años de antigüedad, aquí pesa el sello, el valor agregado que cada institución aporta a la formación de sus estudiantes, el profesional que se insertara en el mercado y como este se diferencia de la mayoría.

La formación y el desarrollo de potenciales en nuestros jóvenes como liderazgos y trabajo en equipo son sólo algunos de los aspectos que hoy se trabajan en este marco diferenciador, y es aquí donde se ha comenzado una nueva visión de lo que es desarrollar actividades propias en el marco de la formación pero que no se alejan de lo antes realizado, la diferencia está en cómo hacemos de un taller, una selección deportiva, un voluntariado e incluso una alianza, un herramienta para aportar a la formación de estas habilidades.

¿Se puede? Por supuesto que sí, y es responsabilidad nuestra transformar cualquier actividad en una oportunidad de formación y así mismo que el estudiante lo vea de esta forma, lo entienda y lo aproveche. Cada día son más los jóvenes que reflejan estas actitudes en el mundo laboral y hacen reflejo de lo que aprendieron en su paso por sus instituciones correspondientes.

El desafío en educación ya es mucho más que preparar buenos profesionales, es desarrollar talentos, que no sólo aporten a la empresa o al mercado sino que serán iconos en el contexto donde estos se desenvuelvan y harán la diferencia entre uno y otro técnico-profesional.

¿Buscamos transformar el País mediante la educación? La respuesta es sí y estamos tan convencidos de que es posible que cualquier actividad se ha transformado en una oportunidad de fomentar este desarrollo personal en habilidad y talentos que nuestros jóvenes  poseen y muchas veces sólo necesito ser reforzado para generar en ellos el interés de perfeccionarlo de forma permanente.

Esta una enorme responsabilidad y es por lo mismo que quienes asuman el rol de generar esta oportunidad de cambio, asuman el compromiso que están asumiendo con la transformación de nuestra sociedad, y con ello del futuro de nuestro país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes