suscríbete al boletín diario

Opinión

Día de las Regiones, una fecha olvidada por el Gobierno

Víctor Pérez Varela, Senador de la República


 Por La Tribuna

perez-varela

El pasado 31 de marzo se conmemoró el Día de las Regiones, fecha que pasó absolutamente inadvertida para la ciudadanía, pero, lo que es aún peor, para las autoridades de gobierno. Esto que para muchos podría sonar sólo como un dato simbólico, es una señal de una realidad que lamentablemente habla de la indiferencia que parece imperar desde la autoridad central para con las regiones y sus necesidades.

Mucho se ha hablado sobre el tema de las regiones, sobre el proceso descentralizador y sobre cómo fortalecer la regionalización, pero claramente y a la luz de los hechos, todos estos anuncios parecen dormir en algún escritorio de La Moneda.  

Esto, porque no se avanza absolutamente en nada, y tampoco hay evidencia de señales que nos permitan traducir de que existe la voluntad política para dar un respaldo a un anhelo de millones de chilenos y chilenas, de que las regiones verdaderamente sean actores de su propio desarrollo local, laboral, profesional y humano.   

Por lo tanto, el pasar esa fecha por alto creo que nos pone en una situación compleja, puesto que, de mantenerse esta realidad, las regiones vamos a seguir en un ambiente de precariedad, en una situación de desigualdad con respecto a  la capital nacional.

Sin ir más lejos, hace pocos días vimos lo que fueron los aluviones del norte del país, tragedia que dejó como lección la precariedad de las regiones. Si lo mismo hubiera sucedido en la Región Metropolitana, sin duda, la reacción hubiera sido más instantánea, más potente y más efectiva. Por el contrario, el norte de Chile parece que va a tener que esperar mucho, como ha tenido que esperar Iquique en su terremoto y como ha tenido que esperar Valparaíso en su incendio, en los cuales los avances en materia de reconstrucción han sido bajísimos.

Lamentablemente, y la evidencia así lo demuestra, Chile es un país completamente centralizado. Santiago sigue siendo el eje de las decisiones de lo que pasa en regiones, con lo cual se olvida la profunda relación que existe entre el regionalismo y la democracia.

Es así como la región de Bío Bío ha sido un ejemplo en la lucha por la descentralización. Indudablemente, las universidades, centros de pensamiento, agentes empresariales y sindicales han puesto en evidencia la relevancia y beneficios de que sean las regiones quienes tengan la posibilidad de decidir sobre su futuro en materia de inversión, desarrollo tecnológico y científico, así como en educación, cultura y en materia social, para así relativizar las necesidades, fortalezas y debilidades de cada zona.

Por lo tanto, el pasar por alto el Día de las Regiones es una mala noticia para nuestras provincias y para millones de personas cuyo gran anhelo ciudadano es que la regionalización sea una realidad. Es por ello y ante esta indiferencia del gobierno que tenemos que levantar nuestra voz con mucha más fuerza, para poder revertir algo que visualizamos día a día y con mayor fuerza, la indiferencia del Gobierno hacia las regiones y sus necesidades, por lo cual, la descentralización debe ser nuestra gran meta a conseguir.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes