suscríbete al boletín diario

Opinión

La vida lograda

¿Cuál es su meta para esta semana que comienza hoy? Las mías son 3: pisar un puñado de hojas otoñales en la Plaza Pinto, meter la nariz adentro de la bolsa de pan caliente y entregarle al menos 2 pares de zapatos usados que me pidió don Juan, el suplementero que me guarda La Tribuna todos los días.


 Por La Tribuna

2-Juan-Secano-2

La felicidad es un estado emocional que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. La vida fue hecha para ser feliz y su usted, no lo está siendo o en sus últimos días se dio cuenta que definitivamente no lo fue, tengo que decirle que perdió su vida. Asi de simple. Ya lo dice Alejadro Llano en su libro La Vida Lograda. “Todos aspiramos a vivir una vida completa, entera, lograda. Pero con frecuencia nos encontramos confusos y desconcertados -perplejos- sobre las actitudes y conductas que hemos de adoptar para conseguir los bienes que hacen de la propia existencia una aventura estimulante. A veces esperamos que esa actitud vital nos venga dada por un golpe de suerte o por un conjunto de circunstancias que nos deparen la felicidad. No es probable que esto suceda. El logro de la vida es algo que activa y libremente nos hemos de procurar en colaboración y diálogo con personas muy diferentes.” Las metas son clave para lograr la felicidad. Es necesario estar permanentemente poniéndonos metas para tener una vida lograda. Metas de diferente naturaleza y tamaño. Es imposible ser feliz sin proponerse metas. ¿Cuál es su meta para esta semana que comienza hoy? Las mías son 3: pisar un puñado de hojas otoñales en la Plaza Pinto, meter la nariz adentro de la bolsa de pan caliente y entregarle al menos 2 pares de zapatos usados que me pidió don Juan, el suplementero que me guarda La Tribuna todos los días. Tengo que alcanzar esta meta semanal y seré feliz. Seré feliz porque el otoño fue hecho para  mi (nosotros), para disfrutarlo, para contemplarlo, para detenerse en la berma camino a Santa Bárbara y en la soledad prender un cigarro maravillándose mirando ambas alamedas amarillas. Ver caer las hojas y pensar por un momento que algún día nuestra vida será una de aquellas hojas que caen en la eternidad. Si no tiene tiempo para ir camino a Santa Bárbara, vaya caminando a la Plaza Pinto y devórese el otoño atravesándola en diagonal. Sea feliz pisando las hojas y contemplando la llegada del otoño. Compre pan caliente y asómbrese al abrir la bolsa de papel. Salude contento a la gente y no se olvide que es necesario contar con caras alegres. Si de donar se trata, la Madre Teresa de Calcuta decía una frase muy bonita “los pobres nos dan la oportunidad permanente de ayudar”, eso quiere decir que los pobres nos dan la oportunidad de darnos, de ayudarlos, de entregarnos, condición ineludible para ser felices. Al menos todas las semanas debiéramos salir de nuestra comodidad e ir en ayuda de gente que necesita de nuestro tiempo y de cosas buenas que ya no usemos. ¿Es que usted tiene otras metas, mucho más grandes y complejas? Perfecto, todos las tenemos pero nunca las alcanzará sino se hace un listado semanal de metas chicas, simples y cotidianas. Si alcanza las metas grandes ignorando las chicas, se le pasará la vida sin disfrutar un especial piure o un caldillo de congrio. A continuación, una ayuda del Papa Francisco, para que le ayuden a buscar buenas metas para esta semana:

1. Sonreír, un cristiano siempre es alegre!

2. Dar las gracias (aunque no “debas” hacerlo).

3. Recordarle a los demás cuanto los amas.

4. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.

5. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.

6. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.

7. Levantarle los ánimos a alguien.

8. Celebrar las cualidades o éxitos de otro.

9. Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita.

10. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse.

11. Corregir con amor, ni callar por miedo.

12. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti.

13. Limpiar lo que uso en casa.

14. Ayudar a los demás a superar obstáculos.

15. Llamar por teléfono a tus padres.

Juan Secano Rere

Gaucho de la Patagonia

Radicado en Los Ángeles

Twitter: @SecanoJuan

juansecanorere@gmail.com

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
juanlalogradaopinionsecanovida

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes