suscríbete al boletín diario

Opinión

Encuestas y desaprobación, reflejo de la crisis de liderazgo que vive el Gobierno

Víctor Pérez Varela, Senador de la República


 Por La Tribuna

perez-varela

Es imposible no hablar de crisis de liderazgo en el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, sobre todo cuando las encuestas y sondeos públicos han sido enfáticos al respecto. Así queda demostrado en la encuesta Plaza Pública Cadem, la cual reveló que las cifras de desaprobación en torno a la figura de la Mandataria continúan en alza, alcanzando en esta ocasión un 63% de desaprobación, situación de la cual no está exento el Gabinete Ministerial, el cual llegó a una desaprobación aún mayor que la Presidenta, con un 67%.

Otros de los aspectos abordados guardan relación con el desempeño del Gobierno respecto a enfrentar la emergencia producto de los aluviones en el norte del país, situación en la cual la desaprobación alcanzó el 64%. Este es, sin duda, el ejemplo más concreto de que el actual gobierno no ha aprendido de lecciones pasadas y no ha tenido el manejo de crisis que los afectados requieren.

A estas cifras podemos agregar otros factores que han venido a jugar un papel preponderante en los resultados de las encuestas en torno a la figura de Michelle Bachelet, como el caso Caval, además de otros aspectos coyunturales por los que pasa el país, la omisión en temas tan relevantes como la violencia en La Araucanía, los incendios forestales, la sequía que afecta no sólo a los agricultores, sino también a miles de familias que viven en sectores rurales, las cuales están siendo abastecidas de agua a través de camiones aljibes.

Es indudable, entonces, que la Mandataria ha visto afectado su liderazgo social y político hace bastante tiempo. Su Gabinete Ministerial tampoco ha tenido mejor suerte, al no tener la capacidad de enfrentar de forma eficiente los problemas y dificultades que han afectado al país. Chile no puede seguir bajo esta constante crisis de institucionalidad. El Gobierno debe ser consciente de ello y aplicar las soluciones que se requieran de manera eficiente.

En esta crisis del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet el llamado es, entonces, a enfrentar de forma contundente esta situación, ponderando el bien del país con medidas contundentes referidas a establecer cambios estructurales en el Gobierno, a través de un ajuste ministerial que se concrete previo al discurso del 21 de mayo. Esto, con el claro objetivo de que a esa fecha nuevas autoridades de gobierno lleguen con ideas claras de cómo retomar el rumbo que se ha perdido durante este tiempo transcurrido en el actual período presidencial.

La urgencia en generar un cambio de gabinete obedece a establecer certezas y seguridades en el presente y futuro del país, como una respuesta necesaria para la ciudadanía, la cual ha dejado de manifiesto su descontento con el actuar del Gobierno en las últimas encuestas.

La realidad que vive Chile en la actualidad no es fácil, la economía no pasa por su mejor momento, las cifras en materia de desempleo así lo evidencian. Además, emergencias como la sucedida en el norte del país ponen en jaque la premura con que la comunidad espera que las autoridades actúen ante un escenario de catástrofe.

El Gobierno requiere de modificaciones profundas, las cuales deben estar en sintonía con una ciudadanía cada vez más consciente de los cambios que verdaderamente requiere el país.   

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes