jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Alto a los incendios forestales

Se debe instalar el tema de los incendios forestales durante todo el año, ya que no es un problema sólo del verano. Quienes así lo entienden, ignoran la cadena de inconvenientes ambientales que un incendio desencadena.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Julio-Torres-1

Las altas temperaturas en la zona centro sur, sumado a la ya persistente sequía que nos afecta, configura un escenario altamente favorable para la ocurrencia de incendios forestales. Sin embargo, este escenario no es inevitable, ya que los incendios son mayoritariamente originados por acción humana y, en los últimos años, la intencionalidad y no la negligencia ha sido uno de las causas que más ha crecido.

Los incendios forestales afectan significativamente distintos aspectos de nuestro entorno. Por cierto se afecta la naturaleza, su biodiversidad, su capacidad para proveer servicios ambientales y económicos. Pero también afecta la salud de las personas a través de la contaminación, la emisión de gases de efecto invernadero y, en forma más directa, la amenaza a la vida de las personas, sus casas y propiedades, su trabajo. Los incendios forestales son una de las principales amenazas a la vida y al ambiente en el sector rural y en la interfaz urbano-rural.

Por lo mismo resulta difícil de entender que sean originados en forma intencional. Esto indica que la prevención y la comunicación eficaz a la sociedad del drama de los incendios forestales debe ser una política prioritaria por parte del Estado. Se debe instalar el tema de los incendios forestales durante todo el año, ya que no es un problema solo del verano. Quienes así lo entienden, ignoran la cadena de inconvenientes ambientales que un incendio desencadena durante todo el año: la pérdida de la vegetación es solo el comienzo de una secuencia de erosión, pérdida del suelo, arrastre de éste a los ríos, desertificación, alteración del hábitat de la fauna, entre otros impactos permanentes que no se limitan a la época estival y al terreno incendiado. Si logramos instalar este tema durante todo el año, habremos dado un paso importante en la campaña de prevención que es ineludible.

Finalmente resulta extraño constatar que, pese a que la población en general tiene una muy desarrollada preocupación ambiental, esta sensibilidad y capacidad de movilización ciudadana lamentablemente no se ha puesto al servicio de la prevención de los incendios forestales y el rechazo masivo a quienes intencionalmente queman bosques, plantaciones, matorrales y pastizales; afectando la naturaleza y poniendo en riesgo la vida de quienes los combaten. Se debe hacer un llamado a todos los grupos que defienden el medioambiente a que incorporen la prevención de los incendios forestales dentro de sus agendas de trabajo.

Julio Torres Cuadros

Secretario Ejecutivo

Colegio de Ingenieros Forestales de Chile

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes