suscríbete al boletín diario

Opinión

Frutillita

La producción mundial de frutillas crece cada año a tasas del 5% anual, quedando la demanda insatisfecha todas las temporadas e impulsando los precios hacia arriba.


 Por La Tribuna

10-1-Felipe-Hidalgo

En los años 80, cuando el monito animado Frutillita estaba en su máximo de popularidad, la demanda, las variedades y el comercio internacional de la frutilla no le llegaba ni a los talones a la famosa serie animada. Hoy, sin embargo, la producción mundial de frutillas crece cada año a tasas del 5% anual, quedando la demanda insatisfecha todas las temporadas e impulsando los precios hacia arriba. Según datos de Trade Map, el año pasado se registraron ventas mundiales por 1.533.000 toneladas, un 29% más que lo transado en 2006. Este tremendo volumen se descompone en un 53% para el mercado de frutilla fresca, un 38% para el mercado del congelado y un 9% para la frutilla en conserva. Sin embargo, si analizamos o desagregamos el comportamiento de las 2 principales industrias (fresco y congelado), advertiremos que el mercado de la frutilla en fresco ya creció todo lo que tenía que crecer, estabilizándose esa industria en torno a las 800.000 toneladas al año básicamente desde California, México, Turquía y España, abasteciendo estos 2 primeros a Norteamérica y los 2 últimos a Europa. ¿Dónde hay espacio para crecer en frutilla fresca? En Chile por lo menos, en ninguna parte, salvo para el mercado local. Perú podría hacer algo con Brasil, donde se registra un consumo anual interesante, pero, por el tema flete, Chile no tiene nada que hacer en la industria de la frutilla fresca. Sin embargo, Chile exportó el año pasado 1.061 toneladas de frutilla congelada a Brasil, constituyéndose en el quinto destino para las frutillas congeladas chilenas.

Donde sí se puede hacer mucho y sobre todo en nuestra provincia de Bío Bío, es justamente en la industria de la frutilla congelada. Ya lo he dicho en anteriores columnas: el clima se viene trasladando hacia el sur. Curicó, que era el corazón de las congeladoras hace 20 años, ya tiene casi todas sus operaciones en la zona de Chillán, pero es sólo cuestión de tiempo para que las plantaciones de fruta para congelado se puedan ver acá en Los Angeles. En Chile, la frutilla se produce principalmente en las regiones Metropolitana y del Maule, seguido por Bío Bío en tercer lugar. Las principales variedades son la Camarosa y la Chandler, pero las nuevas variedades de alta producción que tiene viveros Llahuén y otros viveros están enfocadas idealmente a nuestra zona debido a que necesitan mayores horas frío. La industria de la frutilla congelada ha crecido sostenidamente en los últimos 10 años a tasas del 5% anual, y aún así las congeladoras despachan prácticamente todo antes de fin de año. La oportunidad en la zona se vislumbra en 5 frentes:

1) Suelo: nuestra zona posee el suelo ideal para frutillas. Los suelos arenosos permiten altas temperaturas radiculares y aireación perfectas para la brotación, floración y cargas.

2) Plantar las nuevas variedades de alta producción, pudiendo obtenerse hasta 100 toneladas por hectárea en los 2 años que dura una plantación.

3) La frutilla es de alto costo de implementación, aprox. $10 MM/há, y el costo de cosecha se calcula en unos $300 por kilo.

4) Plantar frutilla orgánica. En los últimos 5 años, el retorno productor ha sido de aproximadamente USD 1 por kilo, mientras que la orgánica vale el doble.

5) Pensar en una superficie no menor en la zona de 5 hás, debido a que es necesario, por el momento, considerar el flete a la zona de Chillán, donde están los principales acopios.

En este mercado de la frutilla congelada, Polonia es el principal país exportador seguido por China y México. Según datos de Odepa, Chile ocupa el noveno puesto con el apenas 4% del total exportado en frutillas congeladas. Los principales mercados de destino de la frutilla congelada chilena son  Japón, EE.UU., Canadá y China con alrededor de 3.000 toneladas cada uno al año. El resto se lo llevan los países bajos y Brasil.

La industria del congelado representa la gran oportunidad para la frutilla en nuestra zona, tratando de lograr una producción orgánica y de las nuevas variedades. Es importante poder contar con una buena capacidad instalada de frigoríficos que nos permitan llegar cada vez a más mercados con este producto puro como congelado o bien en mezclas con otros berries, como los arándanos, lo que -como todos sabemos- en nuestra zona tenemos de sobra. Frutilla orgánica congelada: demanda y precios en alza… más popular que Frutillita para el público infantil de los 80.

Felipe Hidalgo Bustos

Director Ejecutivo

Agrofine Consulting

[email protected]

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
sss

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes