sábado 19 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

Rocío Pérez Aguilera: una tenaz promesa angelina del balonmano nacional

Con sólo 13 años, la jugadora ha tenido un 2018 brillante, convirtiéndose en una futura estrella angelina del deporte al obtener la victoria nacional en dos ocasiones.


 Por GONZALO MELLER

05-10-2018_16-35-551__10.1

Desde pequeña que Rocío Ignacia Pérez Aguilera mostró su gusto y condiciones especiales para distintas disciplinas, en especial, por el balonmano.

Ella respira el deporte de sus amores por cada uno de sus poros. Tanto es así, que es miembro de dos selecciones campeonas nacionales, el Club Unión Balonmano Los Ángeles (Cubla) y el Liceo Alemán del Verbo Divino.

Su corta pero exitosa trayectoria ya la sitúa en el ranking de las grandes promesas del balonmano nacional, lo cual llena de orgullo a su familia y amigos.

CONOCIENDO A ROCÍO

Rocío nació el 1 de febrero de 2005 en Los Ángeles. Sus padres son José Luis Pérez Larenas y Carola Elisa Aguilera Zúñiga.

La adolescente dijo que la relación con sus papás es buena; salen a comer, viajan a distintas partes, hacen trekking y lo más importante es que la apoyan en el deporte.

“Es entretenido porque voy con toda mi familia y se pasa súper bien. Conozco más lugares igual de todo el país”, indicó.

Sus estudios comenzaron en el Liceo Alemán del Verbo Divino de Los Ángeles. Ella reconoce que las materias impartidas no son lo suyo, de hecho la asignatura que menos le gusta es historia, sin embargo, cada día se va superando y mejorando su promedio de notas gracias a la ayuda de sus padres.

La niña contó que la mayor parte del tiempo la pasa en el colegio, en los entrenamientos y en el campo con su caballo.

“Es bacán pero igual da un poco de miedo porque no todos están mansos”, aseguró.

Tanto es su gusto por los animales, que para cuando salga del colegio quiere ser veterinaria.

Otra de sus pasiones es la música, le encanta cantar y escuchar a sus grupos favoritos de adolescente.

AMOR POR LOS DEPORTES

La relación entre la jugadora y el mundo del deporte empezó desde que entró al colegio. Siempre estuvo marcada por la curiosidad y el impulso de superarse.

Primero practicó gimnasia, la cual aseguró considerar entretenida pero después le aburrió por lo monótono de sus rutinas. Además la profesora ya no le gustaba.

Luego estuvo en atletismo, que le ayudó a ser más rápida y ágil. Pese a que le gustaba mucho, tuvo que retirarse porque no le alcanzaban los tiempos con gimnasia y handbol además.

Al momento de tener que elegir una de ellas se quedó con el balonmano. “El balonmano ha sido lo mejor de mi vida”, afirmó la adolescente.

Lleva 4 años desarrollando esta disciplina y gracias a ello ha podido conocer Argentina y distintas ciudades de Chile, como: Curanilahue, Curicó, Chiguayante, Concepción, Viña del Mar y Valparaíso.

CLUB UNIÓN BALONMANO LOS ÁNGELES (CUBLA)

Rocío entró al Club Unión Balonmano Los Ángeles –Cubla- entre el 2016 y 2017 aproximadamente. Desde esa fecha que entrena para el liceo y el club.

La pequeña comentó que la invitación a formar parte del conjunto llegó repentinamente cuando se acercó su actual entrenador, Raúl Neira, quien le ofreció entrar al equipo. Ella tomó el desafío, le quedó gustando y actualmente ha logrado destacar con el cuadro de balonmano angelino.

La jugadora define a sus compañeras de Cubla como una gran familia: “Estoy siempre con ellas, cantamos, reímos, lo pasamos bien… tenemos mucha energía”.

Respecto al entrenador, ella dice que las hace reír, ser fuertes, las apoya en todo y ayuda a mejorar.

“Nos dijo que vamos a ganar el nacional y lo ganamos… cumple sus promesas”.

En relación a la habilidad que más destaca del equipo, Rocío indicó que es la defensa. No dejan pasar a nadie y si pasa que no sea tan fácil.

 “Nosotras entramos ganando a la cancha, con actitud, mentalizadas… eso nos ayuda mucho a bajonear al otro equipo, celebrando todos”, indicó.

CAMPEONAS NACIONALES

Durante este año, Rocío participó de dos campeonatos nacionales, representando a dos delegaciones. Y para orgullo de ella, en los dos ganaron.

De hecho, con Cubla era primera vez que salían victoriosas.

“Cuando ganamos fue mucha felicidad porque era nuestro primer nacional y lo habíamos ganado contra un equipo fuerte”, aseguró.

Para la deportista fue la mejor experiencia, tanto de felicidad como de complicaciones.

La chica recordó que su encuentro más difícil fue contra el equipo de Ovalle, ya que el primer partido del campeonato lo perdieron contra ellos.

Rocío aseguró que la derrota fue causa del cansancio por el viaje, ya que cuando llegaron, tuvieron que jugar inmediatamente con ellos.

Sin embargo, la derrota las hizo reunir más fuerzas para enfrentar a los otros equipos, donde ganaron todos sus partidos.

La final fue diputada con el mismo equipo que las derrotó, lo cual calificó como una “tremenda revancha” ya que salieron victoriosas.

Una situación contraria ocurrió cuando jugó el nacional por el equipo del liceo. Cuando viajaron a Santiago llegaron al hotel, participaron de una inauguración, descansaron y al otro día jugaron.

La final estuvo peleada contra el representativo de la Región Metropolitana, el Instituto Hebreo, a quienes finalmente le ganaron.

“Nosotras supimos derrotarles, porque más que ganar atacando, nosotras lo hacemos defendiendo, indicó.

LO QUE SE VIENE

Para la angelina, su objetivo a corto plazo es el Sudamericano Escolar que se realizará en Arequipa, Perú. Su sueño es llegar al tercer lugar como mínimo e imponerse a la mayoría de los países participantes.

“Quiero demostrar que nuestro equipo es el mejor jugando balonmano en Chile”, aseveró. 

Entre sus rivales estarían Argentina y Brasil. Ella calificó a las trasandinas como “buenas”, pero si logran destacar con su defensa tienen posibilidades de obtener la victoria.

Por otra parte, frente a las brasileras dijo que “no las ha visto jugar, por lo que no puedo aventurarme a realizar un pronóstico”.

Pero de todas formas indicó que pese al rival y la habilidad de los conjuntos, ella irá a mostrar con Cubla el resultado de su entrenamiento a la cita continental. “Nosotras corremos harto, así que tenemos posibilidades de garle a cualquiera”, comentó Rocío. 

Otro de sus sueños es poder integrarse a Las Lobitas. Varias de sus jugadoras fueron de Cubla y actualmente están triunfando en Europa.

Para finalizar, Rocío puntualizó que ella tiene posibilidades de avanzar en el deporte. Sin embargo, su gran problema son sus bajas calificaciones en el liceo, las cuales prometió mejorar para seguir destacando en el balonmano.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Cubla

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes