suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Juan Pablo Cifuentes, el poeta angelino desconocido

Tras haber publicado su primer libro “Dile a Jesús que tenemos hambre”, el angelino va por más y busca jóvenes talentos en la provincia de Bío Bío.


 Por La Tribuna

18-05-2016_18-59-088.2-1

Juan Pablo Cifuentes es un joven de 30 años oriundo de Los Ángeles, profesor de profesión, pero escritor por vocación, que actualmente trabaja en Coihueco.

El joven, contó que “nací el 85 en Los Ángeles, sin embargo mi familia se fue a vivir a Yumbel. Hice toda mi infancia allá, mi adolescencia también y luego fui a estudiar a Concepción y volví a mi ciudad natal a trabajar en el Liceo Comercial Camilo Henríquez, una vez que salí como profesor”.

Según relató, trabajó tres años, hizo actividades con la comunidad y trabajó en el programa “Chile califica”, donde realizó talleres literarios con gente adulta.

Durante este año se trasladó a Chillán, donde hoy en día imparte clases, aunque dice que viaja constantemente a Los Ángeles a los actos culturales que se desarrollan.

 

LA POESÍA, SU PASIÓN

El profesor de lenguaje y comunicación, que actualmente está realizando un magíster, contó que no sólo se dedica a la docencia, sino que también a la escritura.

En ese sentido, Juan Pablo Cifuentes relató que “en el ámbito de la escritura, este año lanzamos el primer libro de poesía que se llama ‘Dile a Jesús que tenemos hambre’ y ahora a fin de mes viene el segundo libro, que es la continuación”.

Asimismo destacó que encontró trabajo en el colegio de Coihueco y es ahí donde hace un taller literario con sus alumnos.

Igualmente dijo que “estamos a punto de lanzar una antología con los chiquillos (sus estudiantes), queremos hacer una a nivel regional y ahí estamos buscando chicos que se quieran sumar, ojalá de Los Ángeles también y por ahí está lo que me sigue vinculando con la ciudad”.

 

CÓMO SACAR ADELANTE SU PROYECTO

Una de las cosas que subrayó Cifuentes, son las grandes dificultades que ha tenido al momento de difundir su trabajo.

En ese sentido detalló que “es muy complicado publicar, este libro lo escribí el año 2006, cuando era estudiante de pedagogía. Me demoré 10 años en publicarlo, a veces estaba al borde y los editores lo echaban para atrás”.

Pese a ello, destacó que desde que empezó el proceso de la publicación, el lanzamiento y las giras que está haciendo, se ha dado cuenta de que el libro ha tenido una buena acogida.

De la misma forma, sostuvo que con la gente se ha sacado el mito del nombre que lleva la obra, dado que pese al título, no tiene relación con la religión.

A su vez dijo que “la gente se da cuenta que es una crítica a la sociedad, a los sistemas actuales que hay, es un reencuentro con nuestras tradiciones, con el campo, la vida sencilla, así que por ahí va todo”.

Igualmente manifestó que por ahora está terminando el proceso de lanzamiento del libro, donde como primera obra, la idea era darse a conocer, por lo que debió ir a radio, televisión y medios escritos.

Afirmó que “el objetivo es seguir adelante, ha tenido muy buena crítica por parte de poetas y críticos de literatura. Soy consciente que esto no va ser masivo como las novelas, pero al menos en el círculo cercano ha tenido buena aceptación y la idea es acercar un poco más la lectura al público”.

Cifuentes detalló que también promueve la lectura con los jóvenes en su rol como docente.

 

SU SEGUNDO LIBRO

Luego de la buena aceptación que tuvo “Dile a Jesús que tenemos hambre”, Juan Pablo Cifuentes va en busca de su segundo texto y la continuación del primero.

“Dios castiga, pero no a palos” es la secuela, con la que sigue jugando con los títulos religiosos y donde se ve cómo la sociedad se empieza a consumir y destruirse.

En ese sentido, el poeta explicó que “aquí se juega bastante con el humor, hay humor negro, ironía y va por la misma tendencia del anterior, con un lenguaje directo, con temas profundos y de bastante retórica”.

Además dijo que la idea de colocar ese tipo de nombre a los libros, va por una forma de enganchar al lector con algo más sugerente.

 

OTROS PROYECTOS

Pese a estar enfocado en su segundo libro, el profesor de lenguaje también está presente en otros proyectos relacionados, obviamente con la escritura.

En ese contexto, Cifuentes contó que “estoy a punto de ser parte de otra antología de cuentos, que va a salir en una editorial de Concepción”.

A esto se suma también la antología del taller literario que realiza en un colegio de Coihueco y otra de escritores de la zona, donde está llamando a concurso para que se inscriban de todos lados y ojalá –dijo- gente de Los Ángeles.

De la misma forma pretende llegar a la capital de la provincia de Bío Bío con el lanzamiento de su primer o segundo libro, algo que está coordinando con el municipio, pero que aún no tiene asegurado.

 

CÓMO NACE SU PASIÓN

Una de las cosas que destacó Cifuentes luego de hablar de sus libros, fue la importancia que tuvo desde chico la escritura en su vida.

“Desde que estaba en la básica, me acuerdo que fueron los docentes los que me motivaban a escribir, hasta que un día les gustó lo que estaba escribiendo y ahí me empezaron a fomentar de que escribiera y después yo sólo seguí. Un año leí muchos libros y ahí se hizo paulatino, me di cuenta que leía demasiado y el mundo de la literatura se empezó a apoderar de mí”, relató.

De la misma forma confidenció que al principio escribía para él, pero luego se percató que tenía una historia para contar y que era bueno compartirla.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Juan Pablo CifuentesLa TribunaLos ÁngelesPOETA

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes