viernes 20 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

José Salcedo: “Quiero renovar con Iberia y poder ascender a primera división”

El capitán del elenco azulgrana abrió su corazón, en exclusiva con La Tribuna, para detallar algunos aspectos desconocidos de su vida, y manifestar sus anhelos con la institución.


 Por NICOLÁS IRRIBARRA IRRIBARRA

José-Salcedo-18

José Salcedo, es angelino, se inició en el Real Victoria desde los 8 años. Así comenzó su carrera ligada a la redonda emoción. Luego, pasó a Iberia, más tarde llegó a Lota Schwager, Unión Española, Rangers de Talca, para volver al cuadro que le dio las herramientas futbolísticas, Iberia.

Hombre de esfuerzo, con una historia desconocida para muchos fanáticos, pero que usualmente marcan a la gran mayoría de los jugadores de fútbol.

Desde la tercera división, hasta la primera A, una trayectoria marcada por la humildad, y el recuerdo de su familia que lo hace centrar sus expectativas de forma madura.

Al ser consultado sobre su participación en todas las categorías del fútbol nacional, Salcedo confiesa que prefiere dos categorías.

“A mí me ha tocado jugar en todas las divisiones, incluso en el fútbol amateur. En tercera se me hacía muy difícil, porque era de mucho roce, de mucho meter, y es complicado. Los equipos de primera división te dejan jugar, son equipos en los que hay que usar harto la técnica, y se planifican mucho los partidos. Primera A y B me acomodan mucho. Mis mejores actuaciones las viví en el profesionalismo”.

También, el hombre iberiano cuenta cómo partió su carrera como futbolista, algo por lo que tuvo que luchar mucho para conseguir.

“Uno, en el fútbol, siempre parte pensando en que todo lo que te planteas es un sueño. Cuando empecé jugando en el fútbol amateur, y venía a ver jugar a Iberia, tenía 8 o 9 años, y venía a ver jugadores a los que uno intentaba imitar. Ellos hacían algunas cosas y yo trataba de imitarlas. Y hay que luchar por todos los sueños que uno se forja cuando niño”.

Además, agregó que “cuando niño el fútbol parte como un juego, y cuando creces te das cuenta que también te puede ayudar a mejorar tu situación económica, salir de la pobreza. Yo soy de una familia súper sacrificada, mi papá era obrero de la construcción, y éramos 10 hermanos, y yo veía que el fútbol me podía dar las armas para salir de esa situación”, comentó José.

La madurez en un jugador se ve en su forma de actuar, y Salcedo lo tiene más que claro, y también lo lleva a la práctica.

“Yo siempre recuerdo mi mejor pasar, cuando uno está en la cúspide, en un equipo de primera división, a veces te lleva a ser soberbio, pero cuando recordaba todo lo mal que lo pasé, eso me permitió tener los pies bien puestos sobre la tierra”.

SU ANHELO FUE SALIR DE LA POBREZA

Su vida familiar estuvo marcada por el esfuerzo, producto de la gran cantidad de hermanos, y por los costos que ello significaba.

“Muchas veces no estaban todas las cosas que él nos quería dar, pero él nos enseñaba valores, y muchas otras cosas que ahora puedo ponerlo al servicio de mi trabajo”

Además, cuando pequeño, tuvo que realizar labores que, para el día de hoy, no estamos acostumbrados que un niño las realice. No quiere decir que eso no pase.

“Trabajar en la vega fue duro, yo iba ayudar a la gente que iba a comprar sus cosas y yo ayudaba a llevar sus bolsos, también vendí sopaipillas, y cuando tú ves que el fútbol te ha dado muchas cosas, tu empiezas a valorar eso, y yo ahora soy un agradecido de la vida, de Dios, de mi familia, de mis padres”.

Hay valores y principios que no se tranzan, y eso lo tiene muy marcado en su formación como persona.

“A mí me inculcaron que, sea cual sea el rol que cumpliera, yo tenía que luchar por ser el mejor, y eso me lo enseñaron mis papás”.

Su interés es seguir en Los Ángeles, pero ahora de forma definitiva. Algo que ya conversó con su familia antes de recalar, por segunda vez, en Iberia.

“Si bien es cierto, el fútbol te hace ser ‘pati perro’, y recorrer distintas partes, con mi familia siempre nos proyectamos volver a Los Ángeles. De hecho mi hijo tenía 6 años, y yo había ascendido con Rangers el 2011, y él me dice: ‘papá, ¿cuándo vas a jugar en Iberia? Porque nunca me había visto. Y bueno, dejé todo de lado para devolverle la mano al equipo que me vio nacer. Perdí mucho en lo monetario, pero gané mucho más en lo emocional”.

Con Iberia los objetivos personales, y grupales, están claros. No hay dos lecturas, y esperan sacar grandes lecciones del actual torneo, para la próxima temporada ser protagonistas.  

“Este campeonato esperamos terminar lo más alto posible en la tabla, sabemos que no podemos ascender. Se hizo un equipo para mantener la categoría, y estamos en un muy buen pie, hay un gran grupo humano. Quiero renovar con la institución, y ojalá poder aspirar el próximo campeonato ascender a primera división. Ahí es donde se te abre el apetito, y estando en los primeros lugares no es tan descabellado soñar con subir”.

Finalmente, sabe que la historia azulgrana se debe seguir escribiendo. Aún hay mucho por hacer, y lo que viene saben que será mejor.

“Yo creo que dimos recién el primer paso de la segunda división a la primera B, sabíamos que no iba a ser lo mismo, además no iba a ser el mismo equipo. Hay que ver el estilo de juego, el paño de jugadores, y todo eso se va viendo. Nos faltó un poco de experiencia para poder cerrarlos y poder estar un poco más encumbrados, pero esa enseñanza nos va a ayudar bastante para lo que viene”, cerró José Salcedo. 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes