lee nuestro papel digital

Noticias

Rere rescata su historia y sus tradiciones

Durante el fin de semana, centenares de visitantes llegaron a celebrar el Día de los Patrimonios 2022, en la localidad que se sitúa a 21 kilómetros de la comuna de Yumbel.


 Por Claudia Robles

Artesanía y gastronomía se dieron cita durante este fin de semana en la localidad de Rere, donde se desarrollaron una serie de actividades, algunas de ellas, en el Museo Casa Cano.

La construcción de añosos muros, congregó a vecinos del pueblo, que muy temprano comenzaron a levantar sus stands con artesanía típica y gastronomía.

Cabe destacar que el Museo Casa Cano, es una antigua casona que data de los orígenes de la ciudad de Rere. Fue recuperada, luego del terremoto del 2010, gracias a la gestión de la Corporación Educacional Aldea Rural y hoy es un museo de época, que cuenta con cinco salones que relatan su historia y la de sus vecinos que por décadas han dado vida al pueblo.

Hansel Silva, director  del Museo Casa Cano señaló que en los últimos diez años se han sumado a las actividades convocadas por el Ministerio de las Artes y las Culturas, incorporando artesanía, lo mejor de la gastronomía y de la historia, “esta casa,  que data de 1895, es legado bicentenario. Conocer esta casa es conocer parte de la historia de Rere pero también se encuentran con el patrimonio vivo, que son sus vecinos, que por 100 o 200 años, llevan adelante  artesanía como la de Campón” como donde se confeccionan piezas de greda.

DE LA ARTESANÍA A LOS BESITOS DE RERE

Los vecinos de Rere se prepararon con anticipación para recibir al público que llegó en gran número al pueblo, donde el sol, permitió ir paulatinamente ir dejando de lado, los guantes y la bufanda, en medio de la temperatura que no superó los 15 grados durante el fin de semana.

Los relatos de los emprendedores que levantaron sus puestos en medio de galerías y pasillos permitieron ir conociendo parte de la historia y cómo los oficios se han mantenido al paso de los años.

Norma Montoya es artesana en greda, oficio que mantiene por más de seis décadas. “Esto viene de una generación  de muy atrás, de los tatarabuelos, de los abuelos, de mi mamá, mis hermanas y de ahí sigo yo,  mis hijas y mis nietas. Todos aprendimos este trabajo” relata con orgullo, al agregar que en todas las etapas del proceso tiene una activa participación. En su estado natural,  recolecta la materia prima. “mi casa está como a un kilómetro más o menos del lugar donde voy a buscar la greda. No es llegar e ir al cerro y sacar. Esto va en beta hasta que se llega a la greda. Se debe ir limpiando porque sale con capitas de arena y tierra” detalla respecto de los primeros pasos para luego de diversos etapas, llegar al producto final. “El proceso se desarrolla con paciencia y manteniendo las tradiciones de los ancestros” detalla, sobre las distintos pasos previos al trabajo final.

Otro de los emprendimientos, hace más de 40 años lo inició Elba Pincheira quien mostró interés en aprender antiguas recetas de merengues, turrones y alfajores, “aprendí de una señorita que hacía dulces y a mí me gustaron. Entonces yo quería trabajar y me lo propuse. Le pedí su receta y me la dio, y así seguí haciendo preparaciones hasta la fecha” detalla, sobre la mayoría de sus recetas en torno a la mezcla justa de clara de huevo y azúcar”, que dan forma a los Besitos de Rere. A esa preparación suma que ha logrado desarrollar una preparación única en la zona, “soy la única persona que ha sacado el turrón de arrope, que ha tenido harta aceptación”, productos que con la debida anticipación la han llevado a participar de distintas ferias gastronómicas de la región.

La viña San Lorenzo, con sus vinos ancestrales, que datan de 1870, también fue parte del Día de Los Patrimonios. Al respecto, Eugenio Saavedra Toloza dijo que junto a su esposa mantiene vigente la tradición, al asumir hace 12 años el desafío. “Son cepas país traídas por los jesuitas y que al paso de los años las generaciones fueron trabajando. Producimos vino cepa país, vinos dulces, secos y los derivados que son los enguindados y licores destilados de aguardiente”.

A dichos emprendimientos se productos artesanía en greda, madera, lámparas y la gastronomía local; donde los comensales disfrutaron de empanadas, sopaipillas, entre otros, con la música folclórica de diversos grupos de fondo.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes