lee nuestro papel digital

Noticias

Armando Queupil: El cantor popular campesino relata cómo fue rescatar el arte en pandemia

Tomando inspiración de la vida del campo, contó detalles de cómo fue rescatar el arte después de meses de encierro.


 Por Nicolás Muñoz

12-armando-queupil

Con cuatro producciones musicales y doce años de experiencia que lo han llevado a recorrer tanto Chile como Argentina, Armando Queupil, cantor popular campesino, conversó con radio San Cristóbal y entregó detalles de la vida de campo que lo han llevado a componer diferentes tonadas.

“Ya son casi 13 años desde que asumí esta responsabilidad de representar, a través del canto, al hombre campesino, sus costumbres y todo lo que se vive en el campo”, comenzó contando el cantautor oriundo de Alto Biobío y que actualmente reside en Los Ángeles.

Su principal motivación para hacer música nace de un “vuelco” que tuvo en su vida personal, lo que le permitió encontrar cierto refugio en la guitarra. “Al momento de tomar la guitarra, mi inspiración fueron los recuerdos con mi papá. Siempre le cuento a la gente en las presentaciones y en los lugares que visito que mi papá falleció cuando tenía 11 años y los últimos tres años, los viví solito con él en la cordillera”, agregó.

Las vivencias junto a su padre en las veranadas dejaron una huella imborrable en la vida del artista, mismas que expresa en sus canciones. “Mi papá era un amansador de caballos, tenía una tropilla de caballos con los que prestaba servicios a la gente que sembraba trigo. Él hacía trilla a yegua suelta, era un trillador; siempre metido en el mundo de los animales y las veranadas”, detalló.

En este punto, hizo hincapié en que no todas las personas conocen lo que es una veranada. “Bueno, mi trabajo musical está muy enfocado en la vida del cordillerano que va a las veranadas y está con sus animales (…) A pesar de que se ha ido perdiendo esta tradición, aún persiste en el país. Ir a las veranadas significa que cada criancero que vive apegado a la cordillera al llegar el tiempo de verano toma todo su rebaño, ya sea vacunos, chivos, ovejas; y lo arrea hasta lo más alto de las cordilleras, en las cumbres”, contó.

El dueño del rebaño “se queda allá durante todo el periodo de verano, para luego, a mediados de abril, retornar hacia el sector de la invernada. Todo esto con el propósito de que en la cumbre crezca nuevamente el pasto”, expresó Queupil, quien además agregó que: “Cada familia que tiene rebaño se programa para realizar esta actividad y, generalmente, es el dueño de casa el que se va. Es algo lindo, pero no tan lindo, porque prácticamente se tiene que separar de su familia durante todos esos meses”.

Esta y otras actividades propias de la vida de quienes viven en compañía de la cordillera son estudiadas y reflejadas en las canciones de Armando Queupil, que reconoce que aún participa de estas experiencias. “Cuando tengo la posibilidad y me organizo con tiempo voy a arrear (…) De hecho tengo un caballo que me suele acompañar. La idea es no desconectarse, sino estar ahí viviendo el momento. Es algo muy lindo que siento como mío. Es una forma de vida”.

LA PANDEMIA
La llegada del covid-19 a Chile marcó un antes y un después en la vida de las personas. El caso de Armando Queupil no fue la excepción, ya que reconoce que se vio en la obligación de reinventarse, ingresando al mundo de la “tecnología y las redes sociales”.

Agregó que una de las cosas que más le afectó fue la lejanía con el público. “Estuvimos desconectados de nuestra gente y sin la posibilidad de salir. Sin embargo, debo reconocer que de cierta manera nos sirvió para usar las redes sociales y unirnos”, afirmó.

En este sentido, Queupil contó una de las tantas experiencias vividas en el período de pandemia. “Conocí el grupo de Facebook llamado Cantoras de Chile, a través del cual se puede encontrar todos los días a una persona realizando conciertos gracias a internet. Se pasan la guitarra virtualmente y desde que partió ya van para los dos años”, expresó.

“Después que se levantaron las restricciones hubo comunas que se organizaron gracias a este grupo de cantoras y se juntaron a realizar espectáculos muy bonitos”, añadió.

Sin duda, el cantante, proveniente de Alto Biobío, sabe sacar a flote las cosas positivas de la vida cotidiana. “Nosotros los campesinos también hemos estado conectándonos. Hemos ido interactuando a través de la redes sociales, compartiendo material, por ejemplo, el espacio radial folclórico que conduzco se ha ido enriqueciendo gracias a esas contribuciones”, aseveró.

Otras de las experiencias destacables fue cuando: “En noviembre pasado nos juntamos en la zona de Arauco con gente de un grupo enlazada al folklore. Vino gente de muchos lugares y fue muy bonito. Algo como esto quizás no hubiera sucedido si no hubiéramos enfrentado una pandemia”.

Por último, Armando Queupil se despidió saludando muy cordialmente a todas las personas que disfrutan del folclore y a quienes también difunden el canto folclórico.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
Los ÁngelesNuestra Genteprovincial
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes