lee nuestra edición impresa

Destacados

Familias que compraron en loteos irregulares en Los Ángeles deben responder ante la justicia

La oferta de terrenos a bajos precios son el principal atractivo que utilizan vendedores inescrupulosos para atraer a familias que solo buscan vivir en paz.


 Por Nicolás Muñoz

loteos

Las ventas de loteos irregulares en los sectores rurales parecen ser un tema de nunca acabar en la comuna de Los Ángeles, y es que por más que las autoridades fiscalicen estas situaciones se continúan vendiendo terrenos de menos de cinco mil metros cuadrados.

Tal es el caso de Juan de Dios Monardes, poblador de la villa La Ponderosa, ubicada en el sector El Olivo, una zona rural dentro de la comuna de Los Ángeles, que fue subdividida de forma ilegal.

“Junto a mi señora, cuando estábamos a punto de jubilar en el 2017, recibimos el dato de que se vendían unos terrenos, que se encontraban ubicados cerca del río Huaqui. Viajamos desde la ciudad de Antofagasta hasta Los Ángeles”, comenzó contando Juan Monardes.

“Nosotros vivimos en el norte del país por más de 60 años. Entonces cuando mi señora vino a ver el sitio, le encantó, quedó dichosa del paisaje, porque estaba todo verde, llenó de árboles, y muy fresco. En palabras breves, era justo lo que andaba buscando para poder disfrutar su jubilación”, añadió.

Una vez visitaron el lugar, la pareja comenzó el proceso de adquisición, “le compramos a quien decía ser el dueño, para posteriormente empezar a construir nuestra casa, un pozo y una fosa, todo lo que tiene que tener una vivienda rural”.

Luego, al año siguiente “cuando la casa estaba terminada, nos vinimos con todos los enseres desde Antofagasta. Llegamos, nos instalamos y quedamos felices comiendo perdices, como se dice”.

“Resulta que, al tiempo, después de haber estado viviendo un par de años, vino una fiscalización de parte de la municipalidad de la Dirección de Obras Municipales. Al llegar comenzaron a sacar fotos a las construcciones para, posteriormente, citarnos al Segundo Juzgado, ya que teníamos que responder por haber construido sin permiso. La verdad que nosotros no sabíamos que no se podía”, agregó el afectado.

Finalizado el juicio, Juan Monardes afirmó que “se nos cobró una multa, a mí y a otras catorce personas más que habíamos construido y que estábamos viviendo en el lugar. Luego de pagar la multa, recién se nos informó que uno no podía construir en terrenos de menos de 5 mil metros cuadrados”.

“Son aproximadamente 130 sitios los que se vendieron de forma fraudulenta, conocidos como loteos brujos. Al comprar nadie nos explicó que no se podía adquirir un terreno inferior a los 5 mil metros cuadrados. De lo contrario, nunca habríamos construido nuestra casa en este lugar”, declaró.

Por último, Juan Monardes reconoce que “pecamos de ignorantes, ya que vino una persona, en este caso un abogado, que parceló y vendió estos loteos brujos sabiendo lo que estaba haciendo”.

RECOMENDACIONES DE LAS AUTORIDADES

La seremi de Bienes Nacionales, Victoria Pincheira, entregó sus recomendaciones, a modo de que las personas, por un lado, no sigan cayendo en este tipo de negocios y, por otro lado, que en caso de estar afectados por una situación así, puedan regularizar sus documentos.

“Para la seremi de Bienes Nacionales de la región del Biobío se torna una gran problemática los loteos brujos, que es una especie de fraude, sobre todo en aquellas comunas o en aquellas provincias en que existen altos porcentajes de ruralidad”, comenzó afirmando.

En cuanto a la pregunta ¿En qué consiste este tipo de fraude? la seremi explicó que “consiste en que personas ‘compran’ menos de cinco mil metros cuadrados en terrenos rurales, lo cual es una problemática y es una ilegalidad, una contravención a la Ley General de Urbanismo y Construcción, porque se establece, y esto es una obligación, de que siempre en sectores rurales debe comprarse por sobre cinco mil metros cuadrados”.

Es decir, “cada vez que un vecino intente comprar mil metros cuadrados, dos mil metros cuadrados o 350 metros cuadrados, estará obteniendo acciones y derechos, no es una venta propiamente tal radicada en una superficie”.

Las consecuencias de esto son “que cuando se celebra una escritura por acciones y derechos, en este caso no se tiene un rol de propiedad propio, sino que se tiene un rol general, el cual se comparte con varios vecinos. Al no tener un rol de propiedad propio, no se puede acceder a los distintos servicios básicos como el agua y la luz, pues las compañías de electricidad lo establecen como requisito”.

Además, en ese tipo de casos “no hay una propiedad propiamente tal, por eso en la mayoría de los casos las personas tienen que regularizar con bienes nacionales, pero siempre que se cumplan requisitos legales”.

“En muchas oportunidades se da como un principio que cuando las personas compran estas acciones y derechos por menos de cinco mil metros cuadrados en terreno rural, se les dice que se puede, casi de manera inmediata, regularizar con bienes nacionales transcurridos cinco años, lo cual es falso. Ya que, si bien, se podría, pero hay que cumplir otros requisitos que son apreciados por parte de nuestro ministerio”, señaló la autoridad.

“Aquí la gran vulneración es a la Ley General de Urbanismo y construcción en su artículo 138, en donde se establece, explícitamente, que se prohíbe y se sanciona todo acto o contrato que tenga por finalidad transferir el dominio con el objeto de crear nuevas poblaciones o comunidades en contravención a las normas urbanísticas, en este caso a realizar subdivisiones por menos de lo establecido en la misma ley y a las normas del Plan Regulador comunal”, concluyó la seremi de Bienes Nacionales, Victoria Pincheira.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
loteos brujosloteos irregulares

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes