lee nuestra edición impresa

Cultura

Melipilla, la potente voz de la cultura y tradiciones

Cientos de huasos montados, criadores de caballos y ganado, de perros galgos, de aves de competencia, arrieros cordilleranos, laceadores de cerro, artesanos, folcloristas, cuasimodistas y cuequeros, pequeños y grandes agricultores se reunieron tempranamente en la medialuna de Chocalán.


 Por Jorge Guzmán B.

3A8A0009
Con esta manifestación queda de manifiesto por más de cuarenta veces desde Arica a Magallanes que la defensa y expresión de la real identidad nacional se alberga en la gente del campo que solo busca ejercer su derecho a ser considerada y conocida en las grandes ciudades.

Multitudinaria asistencia tuvo cuadragésima segunda convocatoria nacional por las tradiciones y cultura chilena que, en Melipilla, la cuna histórica del Caballo Chileno, se reencontró con su esencia y su génesis.

En efecto, miles de familias participantes en este festejo de apoyo a la real identidad nacional se manifestaron de manera absolutamente pacífica y alegre inundando de colorido y festiva algarabía las calles de la ciudad que los recibió en masa, dando cuenta que la ruralidad y sus expresiones forman parte de la propia identidad que la gente del campo hace suya y ha manifestado en toda la nación.

Así, cientos de huasos montados, criadores de caballos y ganado, criadores de perros galgos, criadores de aves de competencia, arrieros cordilleranos, laceadores de cerro, artesanos, folcloristas, cuasimodistas y cuequeros, pequeños y grandes agricultores, entre otras organizaciones y gente del campo que hicieron suya esta manifestación, se reunieron tempranamente en la medialuna de Chocalán para cruzar en interminable caravana el puente Marambio sobre el rio Maipo, un desfile pacífico, alegre y colorido que mostró el Chile que no sale en las noticias de consumo presentes en los noticiaros y matinales que solo dan cuenta de la tristeza de un país que quieren mostrar dividido, postergando la inmensa mayoría que postula una nación pacífica y que desea vivir en armonía.

Con esta manifestación queda de manifiesto por más de cuarenta veces desde Arica a Magallanes que la defensa y expresión de la real identidad nacional se alberga en la gente del campo que solo busca ejercer su derecho a ser considerada y conocida en las grandes ciudades.

Melipilla, aquella cuna del Caballo Chileno y nuestra historia campesina, nuevamente demostró ser el gran baluarte de la Chilenidad, aquel abrazo enorme y sincero que extendió sus brazos a toda la nación.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
caballo chilenoCHILENIDADhistoria campesina chilemarcha por las tradiciones y cultura chilenaMelipilla

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes