suscríbete al boletín diario

Deportes

Motocross: “Juanma” Esquerré se alista para retomar la alta competencia

El deportista local ha logrado a lo largo de su creciente carrera representar a importantes marcas del mundo tuerca, además de participar en los circuitos más importantes del mundo.


 Por Juan Villalobos

18.1.-863x576 (1)

Durante el presente semestre cientos de competencias se han mantenido paralizadas debido a la pandemia, situación que ha gatillado en que los deportistas deban seguir llevando un régimen de entrenamientos para mantener su estado físico y también en algunos casos han debido reinventarse en actividades ajenas al mundo del deporte con el fin de buscar estabilidad económica.

En este contexto el motocross en Chile ha visto cuesta arriba el último año, esperando retomar las competencias durante los meses venideros.

Esta exigente disciplina combina la velocidad con la destreza necesaria para controlar la motocicleta ante las irregularidades del terreno, con curvas cerradas, montículos, baches y cambios bruscos. Además sobre una superficie de tierra que generalmente, se encuentra embarrada con la finalidad de evitar el peligro que supone el polvo. Todo ello hace que en las carreras de motocross existan grandes saltos y derrapes.

En Los Ángeles Juan Ignacio Esquerré se alza como uno de los principales exponentes a nivel nacional de este deporte tuerca. Quien durante el extenso tiempo que ha durado la contingencia sanitaria a debido lastimosamente dejar la motocicleta de lado para dedicarse a un negocio personal. Sin embargo dada la positiva evolución de los contagios por Covid-19 en Biobío, nuevamente “Juanma” buscará retomar su nivel y regresar a competir en el ámbito nacional e internacional.

Diario La Tribuna conversó con el raider sobre su presente y también respecto a sus pretensiones en el mediano plazo.

¿Cómo has vivido tanto en lo deportivo, como en lo personal estos meses de pandemia?

Bueno durante este último tiempo un tanto obligado me alejé un poco de la motocicleta, ya que tuve que ponerme a trabajar en un proyecto que se dio exitosamente y que permitió abrir un aserradero donde he estado enfocando mis energías.

Estoy enfocado para volver a competir ya durante el mes de enero en el circuito nacional y así proyectarme paulatinamente al extranjero.

Volver a retomar no ha sido lo mismo, debido a que la paralización del motocross ha significado un cambio radical en mi vida. Ya que combinar el trabajo con el deporte de alto rendimiento es bastante complicado.

Desde tu perspectiva, ¿cómo ves situado al motocross en la provincia de Biobío?

El apoyo al deportista en Chile  nunca ha sido bueno sobre todo al deporte motor el cual es muy caro y hay que andar rebuscándoselas siempre para obtener un poco de apoyo.

Yo era un piloto auspiciado uno de los más apoyados en Chile, sin embargo esto tampoco era suficiente, nunca llegué a ganar plata con el tema del deporte no puedo decir que podría vivir de ello. Lo cual es un tema muy desmotivante cuando uno empieza a crecer como profesional en el área.

Todo el tema de repuestos por ejemplo, se cubría hasta cierto cupo donde uno después debía sacar de su bolsillo y ahí los números se vienen encima.

El escenario igual ha sido complejo para entrenar, nadie quería arriesgarse meses atrás en la región porque si te pillaban en la pista aunque fuera solo era multa segura.

Me gustaría decirles a todos los pilotos que este es un deporte muy lindo, lleno de pasión que te enseña de la vida y del sacrificio que no se den por vencidos pese a las adversidades.

Para qué todos nuestros lectores conozcan en detalle quién es “Juanma” Esquerré ¿Podría relatarnos cómo fueron sus comienzos en el motocross?

Bueno comencé en este gran deporte gracias a la influencia directa de mis primos Esquerré, quienes son pilotos de enduro y motocross de prestigio a nivel nacional y también reconocidos en el extranjero. Ellos desde mi infancia han sido una inspiración para mí la verdad y ahí me fue picando el “bichito” por la moto. Comencé enfocado de manera ya seria en el año 2010 en la categoría 85cc, donde logré estar peleando el campeonato nacional apenas el año siguiente de haber comenzado de forma profesional.

Me tomé muy en serio mi carrera en aquel entonces y me fui a vivir a Viña del Mar donde estuve cuatro años bajo la tutela del entrenador Pablo Quintanilla, quien ha sido dos veces campeón mundial del Rally Dakar.

En aquel entonces comencé a tener un buen roce internacional compitiendo en Argentina y Estados Unidos. Además logre salir dos veces sub campeón a nivel nacional en las series 250cc y 450cc.

En aquel entonces me dedicaba exclusivamente a competir, mis estudios los desarrollé con exámenes libres. Todos los días estaba entrenando para tener carreras en el fin de semana y en los tiempos que tenía entre eso los ocupaba para estudiar.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes