lee nuestra edición impresa

Noticias

Avellano europeo se abre paso como uno de los más competitivos frente a los tradicionales de la zona de Biobío

El aumento en el consumo de productos derivados de este fruto permitiría a los agricultores generar mejores indicadores productivos, en desmedro de otros cultivos.


 Por Jorge Guzmán

Avellano Europeo
Avellana Europea

El cultivo del avellano europeo podría llegar a las 30.000 hectáreas a nivel país, con una participación de 1.521 hectáreas del cultivo en Biobío, según datos del Comité del Avellano Europeo.

La cosecha de esta temporada aumentaría 15% respecto al año pasado, bordeando las 45 mil toneladas de producción de acuerdo a la organización, que trabaja para promover y representar a los productores del país.

El avellano europeo se proyecta como uno de los cultivos con tasas de crecimiento positivas en la región del Biobío. Algunos productores de esta plantación duplicarán sus hectáreas útiles el próximo año y el mercado receptor cuenta con perspectivas de crecimiento tanto a nivel nacional como internacional, producto de las condiciones favorables que han surgido alrededor de esta fruta.

De hecho, según datos del Comité del Avellano Europeo, organización formada con la misión de reunir a los productores de las regiones de todo Chile, para promover y desarrollar la investigación técnica y aplicada para producir el fruto, los buenos resultados que han obtenido los productores en rendimientos y precios, sumado a los bajos requerimientos de mano de obra y a la amplia zona geográfica donde se puede establecer la producción, llevan a que el avellano europeo haya alcanzado las 30 mil hectáreas plantadas en Chile, al cierre del año 2020.  

De acuerdo a un productor de la zona que prefirió no identificarse, este año tiene como meta cosechar el producto de sus 32 hectáreas. Y considerando los rendimientos que ha percibido con el avellano europeo, también se propone aumentar en 30 hectáreas más su superficie de producción. Así, se propone llegar a 62 hectáreas para el próximo año.

Mencionó que el negocio es mejor que el de los cultivos anuales, entre ellos, la canola, el raps, la achicoria o la remolacha. Además, el hecho de no requerir grandes cantidades de mano de obra para su cosecha, le permite mantener la productividad del frutal alta. En ese sentido, comentó que incluso en tiempos donde la mano de obra para tareas agrícolas es escasa y pone en riesgo la productividad de los cultivos (especialmente frutales), que requieren de trabajadores agrícolas que cosechen el producto una vez que está listo para ser sacado de los árboles productores y trasladado a las plantas de procesamiento industrial de estos.

El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Cristián Allendes, ya había mencionado la escasez laboral que sufría el sector en entrevista con EmolTV, y en esa ocasión dijo que “hoy deben haber unos 20 mil, 30 mil trabajadores menos de los que necesitamos”. Esto significa, según el dirigente de la SNA, entre 20 y 25 por ciento menos para la temporada.

IMPACTOS DEL AUMENTO EN LA INDUSTRIA DEL AVELLANO EUROPEO

El Comité del Avellano europeo dijo, en conversación con La Tribuna, que los agricultores que apuestan por este frutal también consideran el crecimiento del área procesadora del avellano a la hora de aumentar sus superficies productivas.

Según la asociación, las plantas que trabajan con el avellano europeo pagan buenos precios, los resultados obtenidos por los productores son buenos y dicen que el mercado que la consume, o que compra productos derivados parece expandirse a nivel mundial.

La nutella y el chocolate son los productos vendidos en Chile que más requieren de avellana europea. Ferrero es una de las principales compañías productoras de alimentos, e incluye entre su oferta la pasta de avellana. Según datos entregados por la compañía, se vende un frasco de este producto cada 2.5 segundos en todo el mundo. Es decir, unas 30 toneladas al día.

Precisamente debido a lo anterior es que los productores agrícolas centran su trabajo en generar la calidad necesaria para vender esta fruta al sector industrial, con foco en plantas procesadoras de nivel internacional.

Según los productores son los consorcios alemanes y chinos los que están comprando avellana europea para producir crema de avellana y chocolates, siendo Ferrero Rocher, representado por Agrichile uno de los más grandes en el país.

ASOCIACIONES GENERADAS GRACIAS AL AVELLANO EUROPEO

El Comité del Avellano Europeo, presidido por Jorge Uslar, productor de la región del Maule, y representado en Biobío por el productor Daniel Undurraga, se formó, de acuerdo a la información de su sitio web, con la misión de reunir a los productores de las regiones de todo Chile, y para promover y desarrollar la investigación técnica y aplicada para producir el fruto. Además, otra de sus labores es aumentar la calidad y productividad de la industria agrícola en este cultivo, mejorar la trazabilidad y procurar que el cultivo de avellano europeo en Chile se mantenga como uno competitivo y productivo para los agricultores que contraten hectáreas de este árbol.

La asociación también facilita las relaciones entre los productores y la industria, incentivando vínculos con organizaciones similares tanto a nivel nacional como internacional. Otra de sus tareas es impulsar el establecimiento de nuevos huertos y el crecimiento de Chile como país productor de avellanas europeas.

De acuerdo a Javiera Abad, gerente del Comité del Avellano Europeo, “los buenos resultados que han obtenido los productores en rendimientos y precios, sumado a los bajos requerimientos de mano de obra y a la amplia zona geográfica donde se puede establecer, entre las regiones de O’Higgins a Los Lagos, llevan a que el avellano europeo haya alcanzado las 30 mil hectáreas plantadas en Chile al cierre de 2020”.

La inversión de los agricultores además, se proyecta como una a largo plazo. Gracias al cambio climático norte centro- centro sur en nuestro país, el suelo agrícola ya cuenta con las condiciones idílicas para producir esta avellana en gran escala. Los costos se podrían recuperar después de varios años, aunque ven este negocio con confianza desde el sector productivo.

RESPUESTA DEL SECTOR PRODUCTIVO

Desde Agrichile, empresa procesadora de avellano europeo, dicen que “la producción de avellanas europeas ha venido mostrando un notable crecimiento en Chile en la última década”. Además, afirman que Chile podría estar entre los cuatro países que garantizarán casi el 90% de la disponibilidad mundial de este fruto.

De hecho, la procesadora chilena afirma que la producción alcanzó las 45 mil toneladas de fruta, que vino acompañado, además, de un mayor desarrollo de la industria en el país.

De este número, 3 mil toneladas son avellanas provenientes de la región de Biobío. 

Y según datos del International Nut and Dried Fruit Council Foundation, se espera que la producción de avellanas europeas para el periodo 2020-2021 sobrepase las 500 mil toneladas a nivel mundial.

Con estos números, Agrichile proyecta que al 2030 “alcanzaremos una producción de 127 mil toneladas”. Producto de este crecimiento, la empresa anunció recientemente la instalación de una nueva Planta de Transformación de Avellana en la región de Ñuble.

Dicho proyecto implicará la inversión de 40 millones de dólares, que permitirá duplicar la capacidad de transformación de avellanas, posicionando a Chile como uno de los principales productores a nivel mundial.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes