suscríbete al boletín diario

Noticias

Suben precios de la achicoria para enfrentar competencia de otros cultivos

La medida, informada por Orafti en una reunión virtual a los productores de Biobío y Ñuble, busca aumentar la competitividad del cultivo en relación a otros más fuertes en la zona. Desde la Socabío se valoró el anuncio pero se indicó que podría ser insuficiente.


 Por Jorge Guzmán

Campo de achicoria

El precio de la achicoria tuvo un aumento en el precio pagado a productor. Subió de 42 mil pesos por tonelada a 60 mil pesos por tonelada (43%), según informó Johann Maier, encargado agronómico de Beneo Orafti, en una reunión virtual con los agricultores de Ñuble y Biobío.

Lo anterior con el fin de vincular las condiciones del contrato a la utilidad de los mejores cultivos anuales en las zonas, como maíz, trigo, semilleros y remolacha. Sin embargo, el vocero de Orafti también remarcó que si el precio y la utilidad de los otros cultivos bajan, los de la achicoria también bajarán.

La propuesta de la empresa – que tiene su planta procesadora en Pemuco – considera que desde esta temporada y durante los próximos tres años, el precio de la achicoria se relacione con el de estos cultivos, de forma que la rentabilidad de este producto pueda competir con la media de los dos mejores cultivos anuales y convertirse en el número uno en rentabilidad.

Y no solo esto, sino que el aumento en la oferta también ayudaría a los productores de la zona a decidirse a invertir en equipos de riego con una tasa atractiva. Todo lo anterior permitiría lograr un aumento de superficie de siembra de 3 mil a 7 mil hectáreas de superficie del cultivo.

Sin embargo, desde la Sociedad Agrícola de Biobío, aunque el anuncio de la empresa fue valorado, se hizo presente que el incentivo “podría ser insuficiente”.

ORAFTI

El jefe de Investigación y Desarrollo y Producción Agrícola en Beneo-Orafti S.A., Alberto Cañete, dijo en entrevista con La Tribuna que la medida se explica por la necesidad de cumplir con la meta para abastecer a sus clientes. “El año pasado no llegamos a la meta por hectárea y nosotros tenemos que cumplir metas”, razón por la que están tratando de generar una necesidad de achicoria en el sector.

“Los granos como el maíz y el trigo tienen mayor competitividad, por lo  que tuvimos que mejorar la oferta e igualar la competitividad de la achicoria con otros cultivos, para que los productores se inclinen a la producción de achicoria”.

Sin embargo, Cañete aseguró que la medida no solamente aseguraría mayor competitividad, sino que la achicoria ya es más rentable que la remolacha o el maíz.

“La ventaja de la achicoria es que trabajamos con contrato. Por lo tanto, le aseguramos un precio de 58 mil pesos por tonelada limpia a agricultores nuevos y de 60 mil pesos por tonelada limpia a agricultores que hayan trabajado con nosotros el año pasado”.

El especialista explicó que hoy el agricultor firma, siembra y se le paga el precio conversado, lo que no sucede con el maíz que funciona a través de especulaciones. Con Orafti, los productores sabrán cuánto se les pagará por tonelada producida el próximo año.

Aunque el alza en el precio no asegura el aumento en la superficie a contratar, Cañete reconoció que se deben solucionar los problemas técnicos del cultivo, de manera que sea más atractivo para los agricultores. “Debemos trabajar con nuestro equipo técnico y los agricultores para que el costo de producción, el precio que pagamos y el rendimiento de cada agricultor potencie este cultivo”. 

SOCABÍO

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier, consideró el anuncio como una buena noticia para el gremio, “sobre todo para nosotros como Socabío, ya que fuimos muy proactivos para que este cultivo se pudiera hacer en Chile y en nuestra zona en particular”.

Stegmeier catalogó como muy extraño que las políticas de la empresa redujeran constantemente la rentabilidad del cultivo de la achicoria. Esto habría derivado en una desafección de varios agricultores, quienes no siguieron abasteciendo a la planta con esta raíz de la que se obtiene la inulina, fibra usada como aditivo en diversos alimentos y con diversos beneficios para la salud.

“Era evidentemente muy necesario mejorar las condiciones del contrato con los agricultores, para que este cultivo siguiera siendo viable”, afirmó el dirigente gremial.

La idea, agregó, es esperar que esta alza en el precio realmente permita acercarse a rentabilidades de otros cultivos, como el maíz. A los agricultores de la zona les interesa contar con un amplio abanico de alternativas y esperan que la achicoria siempre esté en ese abanico.

Respecto al aumento hasta 7 mil hectáreas de superficie cultivable con las condiciones planteadas por Orafti, el dirigente gremial cree que es una meta ambiciosa, “sobre todo hoy cuando la competencia por suelos regados para realizar diversos cultivos es intensa”. Esperan que se logre llegar a esas siete mil hectáreas, pero para lograr esa meta, las señales desde la empresa deben demostrar que será una política de largo plazo, de manera que los agricultores recuperen la confianza en este cultivo tan importante para la zona, dice Stegmeier.

Sin embargo, el incentivo podría ser insuficiente, “más aún si se mantiene esta alta competencia por el mismo suelo con otros cultivos o huertos”. El presidente de Socabío afirmó entender que la inulina debiera seguir creciendo en su consumo a nivel global, así que se podría ver un mejoramiento continuo también para los agricultores que se dediquen a la producción de este cultivo.

Otros productores consultados dijeron que los precios de los cultivos industriales en general venían estancados hace años. Y cuando vieron cambios de precio positivos en el año para la achicoria, se vieron atraídos por la rentabilidad de los cultivos de achicoria de hoy.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes