suscríbete al boletín diario

Noticias

El deporte aventura en Alto Biobío solicita apoyo para crear una nueva asociación

Debido a la prolongada paralización de actividades producto de las restricciones sanitarias, micro pymes dedicadas al turismo outdoor se encuentran al borde de la quiebra.


 Por Juan Villalobos

BeFunky-collage - 2021-05-13T101013.848

Históricamente durante décadas, el río Biobío se posicionó como el afluente número uno en toda Latinoamérica respecto a práctica de deportes de aguas blancas como el rafting y el kayak, debido a la fuerza de sus corrientes y también a la gran cantidad de “rápidos” idóneos para esta actividad, siendo un punto de encuentro internacional para miles de amantes de la adrenalina a lo largo del año.

Sin embargo, con el paso del tiempo y la intervención del cauce, sus aguas han perdido fuerza ya que han sido desviadas de su curso natural. Situación que ha disminuido su práctica relativa al deporte extremo, sin embargo esto abrió las puertas de un nuevo nicho para turistas que buscan conocer de forma recreativa este encuentro único con la naturaleza.

Este prolífero panorama que ha permitido el desarrollo de diversas pymes enfocadas en esta actividad se encuentra viviendo duros momentos ya que por las restricciones sanitarias imperantes en la provincia de Biobío han visto disminuido de forma abismal el ingreso a sus bolsillo, debido a la baja de clientes y recientemente por las medidas de cuarentena impuestas en Santa Bárbara y Alto Biobío.

Aprovechando esta oportunidad de desarrollar su emprendimiento en la zona, Albert Muñoz Méndez, guía de turismo aventura, oriundo de la provincia de Biobío, quien ha recorrido los principales afluentes de la práctica outdoor a nivel mundial, como Estados Unidos, Canadá México y Latinoamérica, se estableció, tras años de vasta experiencia como instructor de categoría internacional, en el sector Aguas Blancas de Alto Biobío, ubicado a 20 kilómetros de Ralco, junto su empresa familiar Kayak Las Aves.

“Junto a nosotros hay tres emprendimientos situados en esta zona precordillerana, White Water Biobío, Biobío Extremo y Biobío Aventura, todos cumplimos con los cursos de primeros auxilios y de rescate que se requieren para poder trabajar en el río. Sin embargo acá no hay fiscalización y cualquiera que se tome las atribuciones viene de afuera y realiza expediciones, sin tener la certificación necesaria. Y si llega haber un accidente grave lamentablemente nos van a meter a todos en el mismo saco”, aseveró Albert Muñoz.

Quien también explicó que actualmente su gran urgencia en tiempos de pandemia es lograr la creación efectiva de una asociación que logre reunir a todos las pymes dedicadas al turismo aventura en esta zona, bajo todos los pasos que esto implica como una personalidad jurídica, instancia donde valora de manera fundamental recibir el apoyo de las autoridades municipales, en este caso Santa Bárbara donde paga su patente.

Tener una asociación conformada implica respaldo al momento de postular a proyectos y capacitaciones que ayuden a potenciar el crecimiento de los emprendedores y el turismo en la zona.

Al igual que se ha implementado en otros lugares del país como Pucón o Futaleufú donde las entidades municipales se encargan de potenciar el crecimiento de los guías turísticos de sus alrededores.

CRISIS ECONÓMICA

“Paradójicamente al igual que el año pasado llevamos desde marzo sin poder trabajar, el verano estuvo relativamente bueno, pero actualmente llevamos tres meses sin ingresar ningún peso a nuestros bolsillos. Debido a los controles también hay cero movimiento de público. Ahora prontamente debo pagar mis contribuciones al Servicio de Impuestos Internos, y no tengo cómo, porque no hemos trabajado. Hemos llegado a pensar en declararnos en bancarrota, sin embargo, Kayak Las Aves es un nombre que hemos forjado con mucho esfuerzo desde hace cinco años y no queremos dejarlo ir”, relató el guía de turismo aventura Albert Muñoz respecto a la crítica situación que actualmente vive su rubro.

Cabe destacar que el río Biobío nace en la región de La Araucanía y tiene su desembocadura en la región del Biobío. Es el único caudal que circula de sur a norte en todo Chile. Características como estas, sumadas al enriquecimiento multicultural presente por parte de la cultura pehuenche, han marcado un sello distintivo al momento de recibir turistas en la zona.

Aparte del rafting y del kayak, el emprendimiento imparte una disciplina que es considerada “nueva” a nivel país, el stand up paddle, el cual consiste en remar de pie sobre una tabla larga y ancha similar a la utilizada en el surf, y en el río se puede practicar de forma óptima en los lugares que fueron inundados por el flujo de las represas y se formó un embalsadero, donde las aguas son tranquilas como un lago artificial.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
DeportesNoticiasOutdoor

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes