suscríbete al boletín diario

Noticias

Luis Barceló y su candidatura a la Convención Constituyente: “Será la campaña de un ciudadano común”

Quien fuera gobernador durante la segunda administración de la Presidenta Bachelet aseguró que lo que busca es “fundamentalmente, igualdad de trato para que nuestros nietos vivan en un país donde tengan asegurado algunos aspectos que les permitan tener una vida decente y digna”.


 Por Juvenal Rivera

61, Luis Barceló

El nombre de Luis Barceló es uno de los 36 nombres que figuran como candidatos a la Convención Constituyente para uno de los cuatro cupos en representación del distrito 21 que incluye a las provincias de Biobío y Arauco, además de la comuna de Lota.

Quien fuera gobernador provincial durante el segundo mandato de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018) estaba dentro de los posibles postulantes a algunos de los cargos de elección popular. Sin embargo, como él mismo lo reconoce, los hechos derivados del estallido social le motivaron para presentarse como candidato a la constituyente.

“Hoy día creo que es muy trascedente participar en la redacción de una nueva constitución que nos asegure estabilidad, progreso, justicia social, igualdad de acceso a los derechos sociales, es decir, salud, educación, vivienda, previsión, y fundamentalmente trato para que nuestros nietos vivan en un país donde tengan asegurado al menos algunos aspectos que les permitan tener una vida decente y digna”, señaló.

Barceló reconoció que le habría gustado postularse sin el apoyo de un partido político – irá en un cupo del PPD -, pero el sistema de participación de los independientes “fue diseñado para mejorar en parte la situación, pero solo en parte, porque igual sigue difícil la situación, más aún en pandemia”.

Por la misma razón, enfatizó que su campaña “será la de un ciudadano común” con énfasis en la fraternidad, entendida como un concepto que releva la hermandad. “Se supone que entre los hermanos hay formas de tratarse, ese trato hoy en día debe ser distinto en el acceso a los derechos sociales, porque muchos de ellos se habla pero no están consagrados en ninguna parte. En la práctica, solo una mínima expresión de la población tiene acceso a ellos pero la inmensa mayoría queda afuera. El Estado debe garantizar accesos mínimos dignos a educación, a vivienda, seguridad social, salud, entre otros”, aseguró.

GOBERNADOR

Su paso como gobernador provincial en 2014 sorprendió a varios que barajaban otros nombres para el cargo de exclusiva confianza de la Presidenta de la República. Aunque aseguró que llegó a esa función por “una simple casualidad”, estuvo todo el periodo en que estuvo Michelle Bachelet durante su segundo mandato.

“Creo que el gran mérito fue escuchar a todo el mundo, a todos. De izquierda a derecha, ricos y pobres, hombres y mujeres, asociaciones sindicales y gremiales, al individuo común y corriente, desde la persona que vivía en la ciudad hasta el que vivía en el campo. Esto suena un poco obvio, pero en realidad esto no siempre es así, ya que hay muchos que se encierran en su cargo de autoridad y no reciben a nadie”, señaló.

Uno de los aspectos que rescata de esos cuatro años fue el aprendizaje de los habitantes de la zona: “escuchando a la gente, uno sabe lo que está pasando. Gracias a eso nos dimos cuenta de una serie de déficit estructurales de la provincia, entonces me dediqué a coordinar y presionar, lo digo con respeto, a los servicios públicos para que hicieran su pega, como decía la Presidenta Bachelet, del mayor sentido de urgencia que se pudiese”.

Pero, sin duda, una de las “experiencias más gratificantes” que marcó su pasó por la Gobernación fue conocer la realidad de la comuna de Alto Biobío. “Aprendí a conocer al pueblo pehuenche tan metido en la historia de Biobío, pero tan desconocido para muchos, y eso para mí es lo importante”.

RESEÑA

Luis Ramón Barceló Amado, de 67 años y de profesión abogado, nació en Traiguén (Región de La Araucanía). A los diez años arribó a la comuna de Mulchén. En ambas comunas, estudió en escuelas públicas “cuando la pobreza campeaba en este país” lo que lo llevó a desarrollar la conciencia social.

Siete años más tarde, su familia se radicó en Los Ángeles pero él – en 1972 – partió a la Universidad de Chile para estudiar la carrera de derecho. Él mismo recuerda que participó en distintas organizaciones de forma clandestina en plena dictadura, donde incluso fue suspendido de la casa de estudios superiores, a la que pudo regresar un par de años más tarde para terminar su carrera.

En los años ’80 fue parte activa del proceso de recuperación de la democracia junto a distinguida personalidades a nivel nacional y local. Entre los años 83 y 88 participó en el Partido Socialista pero fue llamado a conformar el Partido por la Democracia a nivel provincial.

A poco andar, tras “hartarse” de algunas situaciones, dejó de participar activamente en la política contingente hasta que asume como gobernador de Biobío en el 2014.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes