suscríbete al boletín diario

Noticias

Aseguran que millonaria restauración de la Capilla San Sebastián se justifica en su incalculable valor patrimonial

Los miembros del comité de gestión que bregó por una década para sacar adelante esta iniciativa, mostraron su alegría por este paso definitivo en el avance hacia la concreción del proyecto


 Por Constanza Reyes

capilla maqueta

Por una década un comité de gestión trabajó de forma incesante, y congregó a varios profesionales y personalidades de la provincia con un solo fin: sacar adelante el proyecto de restauración de la capilla San Sebastián, ubicada en el corazón del Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz.

Esta instancia fue un requisito indispensable para avanzar en la iniciativa, y se constituyó con representantes del Arzobispado, de Monumentos Nacionales, del hospital, y de la comunidad, además de miembros del voluntariado del establecimiento de salud, logrando incluso obtener personalidad jurídica.

El presidente de la agrupación, doctor Luis Correa, recordó que “fueron diez años de trabajo estrecho con el departamento de recursos físicos del Servicio de Salud Biobío y el Ministerio de Obras Públicas. Lo más importante fue lidiar con las autoridades públicas para que fuera prioridad su ejecución. Finalmente primó el criterio tanto cultural como religioso para convencer a los consejeros regionales”.

Durante el proceso fueron fundamentales los apoyos de distintas autoridades que participaron transversalmente en las distintas instancias de gestión de recursos, la que finalizó cuando el pasado miércoles el CORE Biobío aprobara más de 2 mil millones de pesos para la restauración del edificio.

“Esta restauración nos llena de alegría y gozo, y nos compromete a seguir trabajando por los enfermos y nuestro hospital, puesta la capilla es el corazón de la enfermedad, del sufrimiento y de la muerte”, manifestó el padre Tomás Riffo, capellán del hospital.

Quien también valoró la aprobación de los fondos fue el director (s) del Servicio de Salud Biobío, Fernando Vergara, quien igualmente formó parte del comité, y hoy en su actual cargo, contó que esta capilla tiene más de 100 años a disposición de la comunidad hospitalaria.

“El proyecto de restauración del edificio se justifica en gran parte por el patrimonio intangible asociado a la capilla, y por otro lado tiene relación con el rito religioso-católico, y con lo importante que resulta para las personas seguir utilizando el edificio como capilla”, destacó Vergara.

TRABAJO ESPIRITUAL ININTERRUMPIDO

Pero el trabajo espiritual y humano con las personas no cesó, explicó el padre Tomás, quien señaló que se continuó celebrando misas todos los miércoles y domingo del año, para los profesionales de la salud y quienes quisieran asistir.

“Después del terremoto y sin capilla, seguíamos con la atención espiritual en los diferentes servicios del hospital, donde se realizaban sacramentos del bautismo a los niños enfermos, unciones a los enfermos, los ministros de la comunión llevaban la santa comunión a las personas que lo pedían semanalmente, se realizaban acompañamientos espirituales a los familiares de los enfermos”, detalló, aunque ahora debido a la crisis sanitaria, sólo atienden situaciones urgentes.

Aunque recién fue aprobado su financiamiento, el padre Tomás ya se proyecta hacia el futuro, donde “retomaríamos la celebración de los sacramentos, las reuniones comunitarias, y la catequesis”.

Cabe mencionar que el proyecto tiene un cronograma de tres años de ejecución, y se centrará en la restauración de obras de arte y reconstrucción de la estructura física con tecnología de punta, lo que comprende además una exposición permanente de las obras de arte restauradas.

PASOS A SEGUIR

Tras la aprobación de los recursos, ahora resta que la división de Arquitectura del MOP, a través de su unidad de patrimonio realice una actualización de las consultorías que deben analizar el proyecto desde el punto de vista de la accesibilidad universal.

“Esta actualización puede durar alrededor de tres meses, posterior a ello toda esa modificación que se le pueda realizar de acuerdo a esa actualización tiene que pasar por el consejo de Monumentos Nacionales, y ellos ratifican que todo esté en orden, una vez que Monumentos Nacionales apruebe dicha ejecución”, sostuvo Jaime Vidal, jefe del departamento de recursos físicos del Servicio de Salud Biobío.

El profesional añadió que “una vez que Monumentos Nacionales apruebe dicha modificación, la división de Arquitectura estará en condiciones de poder licitar la ejecución física, la cual tiene estimado 18 meses. Estamos pensando que pueda darse esto el segundo semestre del año 2021, para que comience la ejecución a fines de ese mismo año, y prácticamente esté terminando a principios o primer semestre del año 2023”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes