suscríbete al boletín diario

Noticias

CChC amplía sus programas de ayuda para los trabajadores cesantes y suspendidos durante la pandemia

El gremio de la construcción se encuentra monitoreando la situación de quienes han sido perjudicados con el avance del COVID-19.


 Por Prensa La Tribuna

A inicios de mayo, un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción arrojó que se espera que el avance del COVID-19 y el frenazo en el rubro que provocó el estallido social de octubre de 2019 harán que se pierdan unos 75 mil puestos de trabajo.

Desde marzo, cuando se conocieron los primeros casos de infectados del virus en el país, la Cámara Chilena de la Construcción ha estado trabajando con un Protocolo Sanitario para hacer que los lugares de trabajo sean espacios seguros y así poder asegurar la continuidad de miles de empleo. Sin embargo, la pandemia igual ha tenido efectos económicos y por eso el gremio ha hecho el llamado a no olvidar a nadie y hacer crecer sus planes de apoyo a quienes han debido vivir una de las peores facetas de la crisis.

APOYO EN TRES FASES

El diseño de la ayuda que CChC está proporcionando a los trabajadores y trabajadoras de las empresas asociadas se divide entre quienes se mantienen activos, quienes han visto suspendidos sus contratos y quienes quedaron cesantes.

“Al primer grupo se le presta apoyo para evitar los contagios. Si eso ocurre, se busca hacer un seguimiento permanente del estado de salud de los trabajadores contagiados y darles apoyo. En tanto, a quienes han sido catalogados como casos sospechosos, se les facilita una atención médica de modo de asegurarse sobre su estado de salud y hacer seguimiento de este”, cuenta el presidente de CChC Los Ángeles, Gerardo Godoy.

Al personal con contrato suspendido, se le hace un seguimiento permanente para impulsar iniciativas que permitan transmitirles tranquilidad de que siguen perteneciendo a la empresa.

¿Y a los cesantes? El compromiso apunta a contactar al trabajador al momento de su desvinculación para orientar e informarle los beneficios disponibles para su situación. El primer paso para los empleadores asociados a CChC es contactarse con la Fundación Social CChC para gestionar el beneficio y recibir orientación acerca de los apoyos existentes, tanto públicos como privados, así como también para conocer las opciones de capacitación y acceder a vacantes en una bolsa de trabajo.

El plan se complementa con apoyo psicológico para la contención emocional del trabajador o trabajadora y un aporte económico para los gastos familiares básicos.

“La idea de este plan es convocar a las empresas a entregarnos la información para nosotros poder activar el plan y llegar a quienes lo necesitan. No podemos dejar a nadie atrás”, cerró el timonel de CChC Los Ángeles. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes