sábado 04 de abril, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Noticias

Monteaguilina recibió el primer perro guía entrenado en Chile

María José Vergara tiene 25 años. Nació con una ceguera total, producto de una retinopatía del prematuro, y luego del parto en el hospital de Los Ángeles, sus padres se trasladaron a Monteáguila, donde residen en la actualidad.


 Por Claudia Robles

7.1

“Emma significa libertad, autonomía, independencia, compañía, responsabilidad y una oportunidad para concientizar a la sociedad. Significa una mejora en la calidad de vida y es una experiencia maravillosa la que hoy día estoy viviendo”, destaca María José Vergara, quien al terminar la enseñanza media, emigró a Concepción para estudiar en la única universidad que le abrió las puertas hasta lograr finalizar la carrera. 

En enseñanza básica cursó estudios en la Escuela “Orlando Vera Villarroel” de Monteáguila e hizo la enseñanza media en Yumbel. Muy joven, partió a Concepción a seguir estudios superiores, encontrando una excelente acogida en la Universidad San Sebastián, único plantel penquista que la aceptó con sus limitaciones visuales, según destaca, hasta finalizar la carrera de Educación Diferencial, tras lo cual ingresó inmediatamente al mundo laboral. Actualmente, imparte clases en el colegio de la Corporación de Ayuda al Limitado Visual (Coalivi), y ejerce otras actividades complementarias.

“Fue una batalla bastante difícil el ingresar a la universidad. Quise postular a un sinfín de carreras, entre ellas Música, optando finalmente por Pedagogía en Educación diferencial en la Universidad San Sebastián”, comentó, destacando el constante apoyo de Coalivi en el proceso de adaptación desde la infancia a su paso por la universidad.

En la práctica, reconoce que los obstáculos siempre están presentes para las personas con discapacidad visual. “Es difícil y tedioso caminar en una ciudad que no es accesible, con calles rotas, veredas en mal estado e inaccesibles, incluso para personas mayores”, dijo.

SEGURIDAD Y PROTECCIÓN

María José hace dos años se enteró de la apertura de la primera Escuela de Perros Guías de Chile, dependiente de la fundación internacional Fundalurp, entidad que asumió la misión de entrenar a los primeros perros guía en nuestro país. Hasta ese entonces, solo llegaban del extranjero, posibilidad que la motivó a postular inmediatamente para obtener uno de los ejemplares, derivando en un proceso que incluyó viajes a Santiago para someterse a las etapas de adaptación, con positivo desenlace al ser ratificado que recibiría al primer perro guía para personas ciegas, entrenado completamente en Chile.

Se trata de Emma, una labrador de un año y ocho meses, que la acompaña desde hace pocas semanas en sus labores diarias, desde que sale de su casa hasta que llega a su trabajo. Luego permanece con ella durante todo el día, mimetizándose con la rutina de María José, hasta que vuelven a casa. “Ella es como mi Mercedes Benz. Nos sincronizamos con un ritmo que nos acomoda a las dos. Ya no me tropiezo con los obstáculos. Tampoco me pego en los hombros ni en la cabeza porque Emma detecta los obstáculos en altura y eso es maravilloso. Ya no me equivoco en los desplazamientos. Me siento más segura, protegida e independiente”.

María José reconoce que el camino hasta lograr obtener a su perro guía rindió frutos. “En el trayecto hubo múltiples problemas. El camino no fue nada fácil, sino que más bien muy pedregoso, pero finalmente logré obtener a Emma, que es la primera perra guía entrenada en Chile. Se trajeron a dos ejemplares y uno me fue destinado”.

En este sentido, comentó que la compañía es a todo lugar y en todo momento. “La ley nos ampara para que un perro guía entre a cualquier lugar. No puede existir un lugar donde se nos niegue el paso porque un perro guía puede entrar incluso a un quirófano, con la única excepción de que el médico diga que es imposible. Así, sería el único lugar al que el perro no podría ingresar”.

ESTALLIDO SOCIAL Y MANIFESTACIONES

María José Vergara dirige la Corporación de Mujeres Ciegas y Baja Visión de Chile, organización que lamenta profundamente lo ocurrido en las diferentes manifestaciones en nuestro país, y que dejan un saldo de 220 personas con trauma ocular irreversible.

“Los ojos de la opinión pública se encuentran puestos en estas 220 personas, a las que la vida les cambió para siempre. Sin embargo, en Chile hay aproximadamente 800 mil personas ciegas y con baja visión, a las que el Estado no les asegura calidad de vida, sin reconocer la rehabilitación como necesaria para vivir y ejercer nuestros deberes y derechos” subraya.

Argumenta que el decreto 300 regula las capacitaciones básicas y laborales a las que la rehabilitación básica funcional ha tenido que ajustarse para rehabilitar a las personas que así lo requieren, para así poder continuar con sus vidas de manera autónoma e independiente.

“Este decreto hoy ha sido derogado y ya no habría financiamiento para quienes den el paso a vivir con dignidad, mejorando su calidad de vida”, expresa con preocupación.

Las mujeres pertenecientes a la Corporación de Mujeres Ciegas y Baja Visión de Chile “abrazamos con fuerza a quienes han sufrido, como consecuencia, la discapacidad visual, y estamos aquí para orientar, contener y acompañar en este proceso a quien así lo requiera. Solicitamos al gobierno de turno tomar cartas en el asunto y comprender, reconociendo de una vez que la rehabilitación básica funcional también es necesaria para las personas que presentan discapacidad visual y la habilitación para quienes presentan discapacidad visual congénita, siendo este un derecho que debe otorgarse sin ningún tipo de objeción”.

Agrega que existen áreas como la tecnología y la comunicación que “nos permiten conectarnos en igualdad de oportunidades, orientación y movilidad… Hay actividades de la vida diaria que debemos desarrollar, pero es imposible continuar si no podemos acceder a estos programas de rehabilitación y solo conformarnos con algún proyecto acotado a los que postulan las diferentes organizaciones que entregan rehabilitación en forma gratuita a quienes lo necesiten. Esto también es una violación a los derechos humanos”.

Finalmente manifestó, en nombre de la corporación, la disposición para trabajar en conjunto e incidir en las políticas públicas. “Solicitamos ser tomadas en cuenta como mujeres en las agendas de género; instamos a recordar la frase nada sobre nosotras sin nosotras. Estamos aquí para apoyar incondicionalmente a quienes presentan discapacidad visual de cualquier tipo, con especial atención en las mujeres, discriminadas por siglos desde la interseccionalidad”, concluyó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes