lee nuestro papel digital

Noticias

Alumnos del Colegio Inglés Woodland se manifestaron por despido del inspector

La Superintendencia de Educación ya está al tanto de la situación, y tomará las cartas pertinentes en el asunto para determinar si los hechos denunciados implican infracciones a la normativa vigente.


 Por La Tribuna

04-09-2018_09-13-511__whatsappimage2018-09-04at09.01.07.jpeg

A eso de las 8 de la mañana de este martes, alumnos de sexto a cuarto medio, del colegio Woodland de Los Ángeles, acompañados de un grupo de apoderados, se manifestaron en el frontis del establecimiento educacional.

El motivo principal: el despido injustificado de un grupo de trabajadores, en los que se encuentra el inspector del establecimiento.

A través de una carta, el Centro de Alumnos del colegio, indicó que “si bien como centro de alumnos no estamos en total acuerdo con las medidas tomadas por nuestra comunidad, es nuestro deber apoyarlos y no darles la espalda para que sus peticiones sean escuchadas y manifestadas de la mejor manera, con el objetivo de obtener respuestas adecuadas y rápidas, ya que se presentan disconformes por la manera de cómo se han llevado a cabo las cosas en el último tiempo”.

Su presidenta, María Jesús Gatica, detalló que “el lunes se realizó un despido, o como dice el colegio, una renuncia voluntaria del inspector general de nuestro establecimiento, el cual había estado muchos años en la institución, por lo que los alumnos se manifestaron disconformes ante esta acción”.

Además, la alumna agregó que no se ha dado información alguna al respecto, por lo que tanto alumnos como apoderados están esperando alguna respuesta sobre lo que sucede en el establecimiento, como son los despidos injustificados.

“Estamos pidiendo respuestas, mediante una carta también pedimos una mesa de diálogo, donde esté presente el directorio, el alumnado y los apoderados para que cada individuo tenga la oportunidad de expresar sus dudas y preocupaciones. Si bien no convocamos a esto, tenemos que hacernos cargo, y  que los alumnos no están conformes con las respuestas que está dando la institución ahora”, puntualizó Gatica.

“LOS APODERADOS NO NOS SENTIMOS APOYADOS POR EL DIRECTOR”

No solamente los alumnos han presentado su descontento con el director del colegio Woodland, sino que también los apoderados.

Gladys Monsalve, es apoderada del establecimiento hace más de cinco años, además es la presidenta del Tricel, grupo que se conformó para buscar crear el Centro general de padres, manifestó que “esto lleva aproximadamente dos meses y medio, y el director todavía no me recibe como presidenta, para hablar con él y ver lo que podemos hacer al respecto. No tenemos Centro General de Padres hace mucho tiempo, entonces los alumnos están desprotegidos, y los apoderados no nos sentimos apoyados por el director, ahora quisimos ingresar a hablar con él y no nos dio la cara, y si no nos da la cara a nosotros, qué más esperamos para nuestros alumnos”.

Asimismo, Monsalve agregó que “antiguamente no se veía esto, al director nadie lo conoce, yo personalmente no lo conozco, no tengo idea quién es, no he visto su cara. Él no es cercano a la comunidad estudiantil” recalcó.

Con respecto a lo más urgente, y el motivo principal por el que se llevó a cabo esta manifestación pacífica por parte de los alumnos, dijo que “ahora, por lo que estamos pidiendo respuesta es por el despido del ‘teacher’ Isidro, que nadie sabe por qué se despidió, se fue de un día  para otro, supuestamente, renunció, pero esa renuncia, más que nada, fue obligada”.

Añadiendo que “consideramos que son varias cosas y factores. El director no es un hombre cercano al Centro General de alumnos, no los recibe, tuvieron que esperar tres meses para que recién les diera una citación para poder recibirlos,  y él le dijo claramente a una apoderada que lo que le interesaba era subir el Simce y los puntajes de la PSU, la convivencia escolar para él le da exactamente igual, y creemos que para que los niños estén bien y sea un colegio calificado, la convivencia escolar es lo fundamental, si no la tenemos, si no somos cercanos a nuestros hijos, a los alumnos, de qué estamos hablando?, entonces cerramos el colegio y nos buscamos uno en el cual sí apoyen a los niños, y puedan recibirlos para que ellos presenten sus demandas”.

NULA COMUNICACIÓN

Del mismo modo, la apoderada enfatizó que “no es posible que los niños tengan que manifestarse de esta forma, arriesgando algún accidente, y él ni siquiera se preocupe de lo que está pasando. Vamos a marchar para ir a poner cada una denuncia, tanto alumnos como apoderados, en la cual digamos el porqué, el señor director es tan esquivo a recibir a su gente, esa es la molestia, porque los niños se sienten desprotegidos por él”.

A ello, Monsalve agregó que ha habido una rotación constante de los trabajadores del establecimiento, situación que se viene dando hace mucho tiempo, “la sostenedora tampoco se ha pronunciado, no ha venido, ni se ha pronunciado, tampoco ha hablado con nadie, entonces consideramos que eso no es posible, si los alumnos no tienen un vínculo con sus profesores, cómo van a estudiar. Ellos simplemente se despiden, se van y eso sería, nadie dice nada y todo sigue tal cual”.

“Ya es momento que saquemos la voz, porque nosotros pagamos en el colegio, nuestros niños no están gratis acá, y nosotros exigimos que se nos den respuestas, tanto para nosotros como para los alumnos, porque gracias a ellos se hace el colegio”, recalcó la apoderada y presidenta del Tricel.

DENUNCIA YA INGRESADA

Durante la manifestación, fue el mismo jefe provincial de educación, Daniel San Martín, quien al conocer sobre lo que estaba sucediendo, inmediatamente, se presentó en el lugar para conocer lo qué pasaba y saber los motivos de dicho escenario.

Al respecto, San Martín contó que “nos enteramos mediante unas llamadas telefónicas por parte de algunos alumnos y apoderados de una situación que estaba ocurriendo en el establecimiento, por lo que nos hicimos presente en el terreno con la supervisora que también ve o tiene a cargo este establecimiento, y nos dimos cuenta que había una toma, o alumnos que no habían ingresado a clases, y su apoderado acompañándolos, dando algunas razones por las cuales no las estaban haciendo”.

Asimismo, la autoridad provincial, sostuvo que “nosotros quisimos entablar una conversación con el director, cosa que no fue posible, por lo tanto, no quisimos ahondar más allá en los temas, y comunicamos esta situación a la Superintendencia de Educación, quien es la que tiene que tomar cartas en el asunto, y poder ellos hacerse presente a través de una visita”.

Ante esto, desde la Superintendencia de Educación de Biobío, explicaron que ya se tomó conocimiento del caso, y se ingresó la denuncia.

“La Superintendencia de Educación tomó conocimiento de la movilización del alumnado a través de medios de prensa y se ingresó denuncia de oficio para proceder a la solicitud de los antecedentes que revisten al caso, con el fin de constatar si los hechos denunciados implican infracciones a la normativa vigente”, puntualizó.

La Tribuna llegó hasta el Colegio Inglés Woodland para tener la respuesta del director del establecimiento, Ramón Petit-Breuilh Bergmann, frente a la manifestación y peticiones de los alumnos, quién declinó dar su respuesta al medio.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
alumnosmanifestacionprotestaWoodland
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes