lee nuestro papel digital

Noticias

Cementerio católico colapsado: no hay espacio para más tumbas

En el lugar se observó escombros, calles anegadas de agua, nichos destruidos por el paso del tiempo y otras falencias que denotan escaso personal y déficit financiero.


 Por La Tribuna

03-09-2018_20-53-371__6.0

Aunque no es una realidad nueva lo cierto es que en el cementerio católico de Los Ángeles no es posible adquirir un nicho o terreno desde hace más de 8 años aproximadamente. Así lo confirmó el padre Paolo Lastrego, sacerdote de la Parroquia San Miguel, institución a cargo de la administración del camposanto, quien además comentó el estado en que se encuentra el cementerio y solicitó públicamente que los deudos que lo visitan ayuden a preservar el aseo del lugar entre otras cosas.

“La situación de colapso data desde hace 8 o 9 años, y significa que el terreno es lo que es, según la ley de cementerios en Chile no se puede agrandar en zona urbana por lo tanto no podemos ampliar el terreno” manifestó el sacerdote italiano.

El cementerio no se cierra porque no se puede limitar la visita a los difuntos que allí están enterrados. El padre Paolo comentó que “entonces para ampliar la capacidad de un cementerio tiene que estar colindando con la zona rural, lo que pudo hacer el cementerio general, nosotros al hacer algo parecido tendríamos que adquirir un terreno nuevo y esa idea se abandonó hace 12 años atrás”.

Se trató de hacer nichos en altura, sin embargo, no hubo interés de la gente por este tipo de tumbas.

De acuerdo a las características del cementerio no realizan traslados de restos a una fosa común, por respeto a los deudos “lo que hacemos es tomar lo que queda del difunto y echarlo dentro de un bolso negro y enterrar un poco más abajo en el mismo terreno, así cuando vienen los familiares que requieren dejar a otro familiar en su terreno encuentran un lugar despejado”

MANTENCIÓN DE LA LIMPIEZA

Asimismo Lastrego comentó que la mantención del mismo es una tarea de muy pocos, específicamente un panteonero y un ayudante ambos personas mayores.

“En este momento tenemos dos personas trabajando en la mantención de todo el cementerio, ellos ven las tumbas reciben gente se ocupan del aseo, en fin hacen todo” es más destacó el párroco “uno de ellos es jubilado de la tercera edad y no puede hacer fuerzas por lo que la limpieza de los contenedores de basura existentes es muy complicado”.

En este punto aclaró Lastrego que frecuentemente los visitantes se quejan de la acumulación de basura, sin embargo, comentó que ellos realizan un esfuerzo importante para la limpieza principalmente para la festividad del 1 de noviembre “siempre estamos despejando la basura aunque no se note mucho, es más para limpiar los contenedores recibimos ayuda de personas de buen corazón, pero que lo hacen de buena voluntad”.

En este punto hace un llamado “las personas que van al camposanto deberían ocuparse de la limpieza de su nicho, pero sin botar los desechos a la tumba del lado, sino pudieran incluso llevárselas en una bolsa propia”.

“Como somos una entidad privada” explicó Lastrego “la municipalidad no entra al camposanto a vaciar los contenedores”.

DÉFICIT FINANCIERO

Otro de los punto de inflexión en la situación que atraviesa el cementerio es su financiamiento, el párroco comentó que lamentablemente la modalidad de nichos en altura no tuvo aceptación, por lo que se construyeron unos pocos que se utilizan para dejar al difunto transitoriamente hasta que pueden trasladarlo a la tierra de su propiedad una vez que las condiciones climáticas mejoran.

“Nos mantenemos con una cuota que se cobra a los dueños de los nichos que es de 5 mil pesos anuales, pero no todos los pagan por lo tanto aparte de ser un valor muy mínimo ni siquiera logramos reunir la cantidad completa”, declaró atribulado el sacerdote “estamos pensando subir el valor a 10 mil pesos el próximo año para así poder cubrir un poco más de necesidades de mantención”.

Finalmente Paolo Lastrego, comentó “no podemos hacer mucho más de lo que hacemos, sin embargo, hemos cambiado los baños bien modestamente, pero lo hicimos para mejorar el servicio pensando en los deudos”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes