suscríbete al boletín diario

Noticias

Ignacio González: “Para mí, el saxofón es como una voz cantante”

El saxofonista penquista fue el plato fuerte de la jornada de jazz vivida el miércoles.


 Por La Tribuna

Durante la semana asistimos a una de las actividades culturales al aire libre más destacada de los últimos tiempos en la ciudad, el “Concierto Primavera”.

La fiesta cultural contó con la presencia del saxofonista Ignacio González y el Cuarteto.

Acá una entrevista realizada por el Corporación Cultural Municipal de Los Ángeles.

¿Cómo sentiste la recepción del público en el concierto de primavera?

-“Primero que nada nos encontramos con un público fantástico, calurosísimo, el público fue genial. También ayudó el entorno que tiene el lugar, lindo anfiteatro, súper agradable tocar, el público se metió en la onda que nosotros presentamos, que es el jazz. El mejor ambiente que uno se puede encontrar para realizar este tipo de concierto. Y también, quiero aprovechar la oportunidad de felicitar a la Corporación Cultural Municipal por organizar este tipo de eventos”.

¿Cuáles fueron tus principales influencias musicales?, y ¿Cómo te fuiste desarrollando en el mundo del jazz?

-“Bueno, como cualquier joven de los años 80, era muy interesado en el rock, yo partí cantando rock desde niño y de pronto en una de las bandas que tenía en Concepción, el año 85 llegó un tipo con una caja, y yo le pregunté que tenía en esa caja y era un saxo, y me pasó el saxo porque él tocaba el bajo, en definitiva, en esa banda me transformé en el saxofonista, además de cantar.”
Y para mí fue muy natural porque “el saxofón es como una voz cantante”, y en ese sentido mi primera influencia siempre fue el rock, y después al conocer el jazz me fui acercando naturalmente a los grandes maestros del jazz y del saxofón, quienes son Charlie Parker, John Coltrane, Sonny Rollins, entre otros.

Cuéntanos, de tu experiencia internacional como jazzista, realizaste una itinerancia en nueva York, una de las cunas del jazz al igual que New Orleans. ¿Cómo fue esa experiencia?

-“Nueva York es una ciudad intimidante, es gigante, y yo fui directamente a estudiar básicamente dirección de orquestas de jazz infantil y juvenil, que es algo que me estoy dedicando en Concepción hace algún tiempo con estudiantes de colegios, aparte de tocar.

Y en Nueva York tuve la oportunidad de interactuar con grandes maestros de la música, que tocan en la Jazz Lincoln Center Orchesta, y tener la oportunidad de conocer gran parte del circuito de jazz, porque es enorme. No alcancé a conocerlo todo, pero fue una experiencia fantástica, tengo muy buenos amigos en Nueva York y espero volver el próximo año, a perfeccionar algunas cosas que tengo en mente”.

¿Cuáles son tus actuales proyectos musicales?

-“Tengo un proyecto académico que es el proyecto de crear big band de jazz de niveles escolares y universitarios, que es un gran proyecto muy interesante para mí, y que llegan a hacer el jazz más conocido. Ya que provocan cambios culturales, tanto para el individuo, como para su familia, para su colegio, en fin, para su entorno. En definitiva, eso amplía su ventana cultural que tienen los jóvenes, y de esta manera, le podemos robar orejas al reageton (risas).

Pero el proyecto más artístico, en realidad, junto con la misma banda y con Cecilia Gutiérrez, estamos rescatando canciones de la Violeta Parra, en este año de su centenario, todos nos motivamos un poco con eso. Y tratando de llevar sus composiciones al jazz”.

¿Cómo ves la escena actual del jazz, qué referentes puedes destacar de estas nuevas tendencias?

-“Ha ido creciendo la escena del jazz nacional. En Santiago ha ido creciendo mucho, el jazz es una música que creo que la generación se formó en la década de los 80 y 90, con Daniel Lencina hijo y Cristián Cuturrufo con el Ángel Parra, esa es la primera nueva generación. De la escena actual creo necesario destacar a Agustín Moya, Claudio Rubio, Nicolás Vera, entre varios otros.

Ha ido creciendo la escena del jazz nacional de muy buena forma, tanto en Santiago, en Concepción hay un grupo muy importante, en Valdivia, Valparaíso, La Serena, en Temuco se está formando también una nueva escena y que está influyendo en el nacimiento de muy buenos jóvenes. Y esto se genera ya que el jazz es un género musical universalmente respetado.

Y dejo la invitación para que cada vez más escuchemos jazz nacional. Hay muy buena música nacional, hay que abrir los sentidos y los oídos para escuchar el jazz y, por supuesto, para seguir valorando el trabajo de los músicos nacionales.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
culturaIgnacio GonzálezJazzSaxo

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes